Hola estoy lista para iniciar este proyecto, para contar como no rendirse al reconocerse como LGBTTTI, en lo personal a mis 17 años fue una época muy confusa donde así como lo disfrute lo sufrí en muchos silencios.

Mi madre educada en otra época fue la más homofobica persona que pude conocer, despectiva ante gente que le gusta otra gente del mismo sexo.

Yo hija única el centro de toda su atención, mi orientación fue una raya más para el tigre una más de las cosas que me hacían diferente y fácil objeto para ser discriminada, bajita, gordita, morena, con lentes, nerd de la escuela, tímida y porque no, gay.

Si mi vida no era emocionalmente fácil este nuevo mundo me iba a traer muchas lágrimas que bien ahora me enseñaron pero en el proceso fue un dolor constante.

Tampoco me arrepiento pero mi camino fue borrascoso y lleno de subidas las cuales muchas veces me caí pero bien dicen que lo que tu realmente eres es lo que muestras al mundo y yo quería mostrar la mejor versión de mi como ser humano y no como una orientación sexual.

Nos quejamos porque nos etiquetan, pero inclusive nosotros mismos lo hacemos en esta comunidad, hay tantas iniciales que pronto ya no cabrán en una cartulina, porque no simplemente SER, decidí ser y ayudar a los que desean lo mismo, aun mis senderos no los termino de explorar pero ya tengo 35 años y busco SER y que me dejen, deseo leer a muchos que tengan ganas de compartir y así tal vez ayudarnos.

By Mónica Clemenzó

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.