Lo que serás, es en lo que te estás convirtiendo.

¿Alguno de ustedes ha conocido a una persona, a quien la puedes distinguir a distancia dentro de una multitud? A la persona que causa que sientas tu corazón palpitar, que sientas la adrenalina en tus piernas y brazos?

¿Pero que ha limitado a muchos y muchas en no dar el primer paso para obtener esa felicidad? Para algunos es la circunstancia laboral, económica, otros tal vez la circunstancia emocional o física.

No esperes a tener lo que piensas que necesitas, para buscar lo que quieres.

La mayoría están buscando resultados, para crear emociones y sentimientos.

Pero adivina que, no funciona así.

«Reducir los números en una balanza», no crea emociones (felicidad). Es tu propio pensamiento que las cosas están funcionando que crea un sentimiento y motivación y eso ayuda a crear un resultado.

Súbete a la balanza, pésate y bájate. Regula la medida a menos 10, vuélvete a pesar y ahora pesaras diez kilos menos. Estás feliz?

Muchos saldrán hoy en la noche, hagan está prueba, practíquenla.

Visualiza que cualidades y actitudes tienen y obtendrás al ser lo que quieres ser, bondadoso(a), seguro(a), alta autoestima, etc.

Decide que es lo que serás, como lo serás y como lo harás. Ahora ve, acércate a esa persona que te interesa. A esa persona que tal vez a pesar de no conocerla, sabes que son buenas personas y con ellas la palabra feliz no tiene suficiente descripción, no tiene suficiente valor emocional o sentimental. No dejes que tu situación limite tus cualidades, tus actitudes o tu felicidad.

Si fallas y sientes que no tienes fuerza de volver a intentar repite esto:

«Soy frágil y siento dolor, yo mismo me lastimo, pero al abrir mis ojos, yo construyo. Tengo el poder. Soy un pensador. Produzco victorias. No me doy por vencido. No siento miedo. No temo a nadie. Lo que posible para uno, es posible para mí».

Produce las emociones antes de los resultados, estás te ayudarán a obtener tu objetivo.

¿Ahora que tanto estás dispuesto para obtener tu felicidad?


One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.