Indianapolis, IN- 27 de julio, 2016

La Gira Cosecha es sobre estar en comunidad con gente a través del país que tienen sed por justicia. Es sobre correr un mensaje de poder de la comunidad inmigrante quien ha sido rota por el sistema que promete un alivio legislativo, pero falla en lograrlo. Queremos compartir nuestra estrategia con la mayor cantidad de personas durante esta gira para que nuestra comunidad interiorice el mensaje que este país depende de nuestra labor y poder económico. Sin nosotros, este país falla.

Principio #9: Todo lo que necesitamos está en nuestra comunidad.

Estas palabras se han hecho realidad de una manera tan poderosa durante nuestra primera parada de la Gira Cosecha en Indianapolis, Indiana. Ayer, nos metimos al carro y manejamos 12 horas de la Casa Cosecha NJ para juntarnos con un grupo de jóvenes indocumentados en Indianapolis, IN. Eran desconocidos, conectados a través de una cadena de relaciones, y les abrieron sus corazones, mentes y hogar a cuatro latinas viajando por el país para difundir el mensaje de dignidad, respeto y protección permanente para todos los inmigrantes.

Nos dio la bienvenida una familia tan cariñosa y abierta, quienes nos ofrecieron su hogar, comida y vidas. Historias fueron compartidas entre todos. Historias de las luchas que hemos enfrentado como inmigrantes indocumentados en este país, historias de sus vidas en México, historias de su resistencia a la opresión. Ellos no eran desconocidos, son parte de nuestra familia. Estamos relacionados a través de siglos de resistencia en Latino América que nos trajo a los Estados Unidos a luchar contra los sistemas de opresión dentro de la vientre de la bestia. Son una de millones de familias a través del país anhelando un movimiento que une a nuestra comunidad, no solo para luchar por libertad, pero para sanarnos juntos y estar en comunidad.

La Gira Cosecha es sobre estar en comunidad con gente a través del país que tienen sed por justicia. Es sobre correr un mensaje de poder de la comunidad inmigrante quien ha sido rota por el sistema que promete un alivio legislativo, pero falla en lograrlo. Queremos compartir nuestra estrategia con la mayor cantidad de personas durante esta gira para que nuestra comunidad interiorice el mensaje que este país depende de nuestra labor y poder económico. Sin nosotros, este país falla.

La frase “paro general” no es nueva para nuestra comunidad inmigrante — se ha dicho desde los 80s, pero no se ha tomado en serio. La verdadera pregunta es — ¿creemos que paramos de trabajar por 7 días ganaríamos dignidad, respeto y protección permanente?

Nosotros sí.

Imagínate esto—

Niñeras indocumentadas negandose a cuidar a niños de doctores, abogados, etc.
Trabajadores agrícolas indocumentados negandose a cosechar.
Trabajadores de puertos indocumentados negandose a transportar productos. 
Trabajadores indocumentados faltando en cada industria que corre esta economía.

De repente habrían abogados y doctores atrapados en casa. No podrías ir a tu restauran favorito porque no hay comida. Los mercados no tendrían frutas o vegetales. Los productos no se moverían a través del país. Todo pararía.

No se evitaría el hecho de que si escogemos no cooperar en grandes cantidades, entonces tendríamos el poder para generar protección permanente, dignidad y respeto.

Con solo el acto de creer que nuestra comunidad tiene el poder para demandar lo que merecemos le tomamos el poder a las estructuras políticas que nos oprimen. De allí, todo lo demás cae en su lugar. Todo lo que necesitamos para hacer un paro general una realidad está en nuestras comunidades.

No estaremos haciendole daño a nuestra comunidad al pedirles que paren de trabajar por 7 días? No perderan sus trabajos? Qué tal la renta? Comida? Cuidado de niños?

Nos preguntaron eso anoche durante la junta en casa. Al inicio, las cosas fueron tensas. Es una preocupación real, un temor real que nuestras comunidades tienen. Sin embargo, la realidad es que el temor existe en nuestra comunidad estando en huelga o no. Nuestra gente no tiene vida estable — viven bajo el temor constante de ser detenidos, perder sus trabajos, sus hogares, sus hijos. Nuestra gente no vive, sobrevive día a día. Estamos cansados y listos para demandar lo que merecemos.

Estamos construyendo comunidades basadas en confianza, resonancia y reciprocidad para que todo lo que necesitemos para una huelga de 7 días sea proveído por negocios de inmigrantes, aliados y nuestra gente.

Cuando decimos que todo está en nuestra comunidad, lo decimos en serio. Esta gira nos muestra que nuestro principio está vivo. Tenemos fe que nuestra comunidad nos apoyará durante estos tres meses. Estamos construyendo comunidad a través de esta gira, para que cuando paremos de cooperar con este sistema nos tendremos para apoyarnos hasta que ganemos.

Gracias, Indianapolis. Gracias por mostrarnos que todo lo que necesitamos verdaderamente esta en nuestra comunidad. Gracias por dejarnos entrar a su hogar. Gracias por creer que todos estamos siendo llamados y que es hora de creer en el poder de nuestra comunidad.

En solidaridad,

Thaís Marques
Organizadora Voluntaria de Cosecha