Lo que la informática te quita…la informática te lo da.

Hace dos semanas tuve uno de esos ‘epic win’ laborales que tanto nos satisfacen a los programadores. De manera resumida, todo consistió en automatizar una tarea de modo que en menos de un minuto se podía hacer un trabajo que de forma manual hubiera llevado a una persona una semana o dos de trabajo, dependiendo del volumen de los datos. El contexto del problema tenía que ver con automatizar la generación de un asiento contable de varios cientos de facturas.

Conversando con varias personas sobre este hecho, algunas me decían -los informáticos van a acabar con el trabajo- o -si todas las empresas hicieran esto, ¿que harían en las asesorías?-.

Con la introducción de la informática, sobre todo de gestión, y el procesado automático de la información en contextos laborales en los que antes se hacía todo de forma manual suele surgir el miedo o la desconfianza entre los trabajadores ante los avances que la tecnología nos proporciona. La mayoría piensa que esta ha llegado para sustituirles y, al menos hoy en día, la tecnología únicamente ha llegado para mejorar sus condiciones trabajo y su productividad.

En más de una ocasión he podido advertir que cuando no se tiene claro el trabajo que hay que realizar o cuando no se tiene muy claro dónde está verdaderamente el valor que el trabajador debe aportar a su empresa la informática puede volverse más enemiga que amiga. Por ejemplo, un asesor contable supongo que tiene que dedicar su tiempo a la asesoría de empresas o personas a la contabilidad o a la fiscalidad de las mismas y no invertir tiempo, o al menos el menos posible, en introducir datos en un sistema informático. Una persona que analice datos de cualquier tipo debe dedicar su tiempo al análisis de dichos datos y el menor tiempo posible a introducir los datos en la aplicación informática que esté utilizando. Que una persona trabaje con un ordenador no significa que todo el trabajo que se haga con él sea productivo y necesario.

La informática, en general, debiera servir para agilizar los procesos de introducción de datos, de búsqueda, visualización, almacenamiento, transmisión…etc., de dichos datos y dejar el máximo tiempo posible para que los profesionales se dediquen a lo que de verdad aporte valor a sus empresas o clientes con esos datos.

Sigo observando como el ‘word’ o el ‘excel’ son una de las principales herramientas de procesado de información en muchas empresas. Probablemente en muchos casos pueden resultar muy útiles, no lo dudo, ambas me parecen aplicaciones excelentes. Pero en otros muchos casos seguramente no hacen más que entorpecer y reducir la productividad de los trabajadores. Y quizás, estos mismos trabajadores sientan a su vez que están trabajando mucho porque se pasan el día metiendo y buscando datos en dichas aplicaciones pero…¿están trabajando realmente en algo que tendrían que estar haciendo?, ¿están dedicando el tiempo a algo realmente productivo?, si existe ‘desperdicio’ de tiempo en procesos no productivos ¿son esas empresas todo lo competitivas que pudieran ser?

Los informáticos, sean de la especialidad que sean, debieran estar preparados para saber detectar y optimizar aquellos procesos en los que la informática no esté siendo utilizada de forma correcta. A fin de cuentas, un programa informático no deja de ser una herramienta más por lo que debe servir para facilitar el trabajo de la persona que lo use y si no está siendo así deberíamos ser conscientes de que una de nuestras tareas como informáticos también es aportar posibles soluciones a esas situaciones para mejorarlas y optimizarlas.

Entonces, ¿qué es lo que la informática te quita? Trabajo. Y ¿qué es lo que la informática te da? Trabajo. ¿Te quita trabajo y te da trabajo?. Si, es lo mismo pero no. El primer ‘trabajo’ que te debiera quitar es aquel en el que no se es productivo, el que no aporta valor, el que la informática por sí sola podría automatizar o hacer de una forma mucho más rápida que un humano. El segundo ‘trabajo’ que te debiera dar es aquel en el que si eres productivo. La informática te debiera permitir de una forma rápida y sin errores el uso de aquella información que necesites para ser más productivo y tu negocio más competitivo.

Chimpún.