Científicos concluyen que las aleaciones de 11 piezas del Carambolo fueron labradas en un mismo taller artesano

Una investigación promovida por el Centro Nacional de Aceleradores (Universidad de Sevilla-Junta de Andalucía y CSIC, en torno a las técnicas de fabricación de once de las 21 piezas del famoso Tesoro del Carambolo, descubierto en 1958 en el cerro de Camas del que toma su nombre, determina que tales piezas fueron fabricadas en un mismo taller donde colaboraban distintos artesanos procedentes de ámbitos tecnológicos diferentes.

Fernando Barroso/Especial MRN Aljarafe Magazine

Cuando parece que todo está escrito ya sobre el fabuloso tesoro del Carambolo, un espectacular ajuar formado por 21 piezas de oro labradas al estilo oriental, probablemente entre los siglos VII y VIII antes de Cristo, la labor de los investigadores sigue demostrando cuánto pueden dar de sí las incógnitas que aún hoy rodean a estas piezas de oro de 24 quilates descubiertas en Camas allá por 1958, con motivo de unas obras promovidas por la Real Sociedad de Tiro de Pichón.

En esta ocasión, un equipo de investigadores del Centro Nacional de Aceleradores, con sede en Sevilla, junto a miembros de las universidades Hispalense y de Extremadura, han acometido un estudio sobre once de las 21 piezas del espectacular tesoro, guardado en una cámara acorazada mientras el Museo Arqueológico y el Ayuntamiento de Sevilla exhiben sendas réplicas, al objeto de “caracterizar la composición de la aleación, identificar los métodos de soldadura y las técnicas de manufactura para discutir si las joyas han sido producidas por un orfebre o por varios” y abordar “la posibilidad de que la realización del tesoro fuese llevada a cabo por la población nativa o por orfebres foráneos de cultura oriental”, en referencia a los fenicios.

DIFERENTES TIPOS DE SOLDADURA

Los resultados obtenidos, en ese sentido, reflejan “una buena homogeneidad de las aleaciones empleadas” en las once piezas estudiadas, siendo determinados “tres tipos distintos de soldaduras empleadas: soldadura autógena, soldadura por fusión local y soldadura por aleación”.

Merced a tales resultados, los investigadores protagonistas de este estudio han elaborado una hipótesis según la cual las piezas analizadas “fueron fabricados en un mismo taller donde colaboraban distintos artesanos procedentes de ámbitos tecnológicos diferentes” pero con “gran conocimiento de las propiedades de las aleaciones”, señalando además “rasgos típicos tanto de tecnología atlántica, como de fenicia”.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.