Maloma, ingresada de urgencia por ingerir líquido matarratas

“Hace escasos minutos un médico del hospital de Rabuni, sede del Frente Polisario en los campamentos saharauis de Tinduf, se ha comunicado con una familia española de acogida para comentarle que la española secuestrada en ese territorio argelino desde hace ya veinte meses, ha estado ingresada en ese hospital, tras ingerir voluntariamente gran cantidad de producto matarratas. Eso tiene un nombre, sin duda, y una intencionalidad clara”, subraya la Plataforma ‘La Libertad es su derecho’ en clara referencia Maloma Morales, la joven mairenera retenida por su familia biológica en Tindouf (Argelia).

Según la plataforma, “su vida parece que no corre peligro, porque esta vez la vigilancia permanente que tiene sirvió para evacuarla al hospital, donde le hicieron un lavado de estómago”. Según la misma fuente, “el Frente Polisario dio instrucciones precisas de que no quedara constancia de este ingreso, por lo que no hay ni informe siquiera. Los médicos tuvieron que dejar incluso sus móviles fuera del hospital por orden expresa de las autoridades de los campamentos”.

“Aunque no somos partidarios de difundir información hasta esperar a contrastarla, en este caso hemos decidido contarlo de forma inmediata, porque nos parece un hecho muy grave, habida cuenta de que, tal y como se ha podido saber a través de testimonios de otras mujeres que estuvieron retenidas contra su voluntad, la desesperanza se apodera de ellas hasta tal punto que prefieren la muerte a seguir allí. Sometidas a maltrato continuo, vejaciones constantes y privadas de libertad. El Gobierno español conoce perfectamente la situación de nuestra compatriota Maloma Morales de Matos, pero la mantiene desprotegida y abandonada, junto a la clase política de nuestro país”, prosiguen desde la plataforma”, subraya la Plataforma.

“Nosotros no hemos podido hablar con ella, pero sí lo ha hecho su prima, a la que le esconde lo sucedido”, afirma Pepe Morales al diario ABC. Fue un médico del propio hospital quien le comunicó a una familia española de acogida que Maloma ha estado ingresada. Según esta misma fuente, el Frente Polisario dio instrucciones precisas de que no quedara constancia de la estancia de Maloma en el hospital. “Nos han contado que los médicos tuvieron que dejar incluso los móviles fuera del recinto por orden expresa de las autoridades de los campamentos”, afirma Pepe Morales.

Desasistidos por el Gobierno

En este sentido, el propio Morales denunció recientemente que se siente “desasistido” por el Gobierno, porque ahora no tiene ningún contacto directo con el Ministerio de Exteriores. En una carta abierta a la prensa, José Morales ha denunciado que el nuevo equipo de Exteriores “mantiene las distancias” con ellos y que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha dado ni siquiera acuse de recibo de la carta que le escribió el 26 de junio. Así, dice, no tiene ni siquiera manera de “informar a las autoridades” si ocurre algo durante el verano.

Morales recuerda que hoy se cumple un año desde que Maloma declaró en la sede del ACNUR en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia) que su deseo era “volver a España”, cosa que hizo en cinco minutos de conversación a solas con el ministro consejero de Política de la Embajada de España en Argel, Gerardo Fernández-Gavilanes.

Sin embargo, ha recalcado que su familia biológica nunca ha respetado su decisión y “lleva más de 19 meses secuestrada”, mientras la familia adoptiva no sabe “qué ni cómo” está negociando el Gobierno español.

Según ha dicho, mientras con el anterior Ministerio de Exteriores tenían un contacto estrecho, en el nuevo equipo solo la nueva Directora General de Asuntos Consulares, María Victoria González-Bueno, los ha recibido una vez pero no les ha dado información de la negociación.

Morales ha relatado que hace meses pidió al Gobierno que gestionase un encuentro en el aeropuerto de Tinduf con Maloma, con presencia de las dos familias, representantes del Frente Polisario, de la Embajada española y del ACNUR, para que ella pudiera tomar una decisión a solas, con su pasaporte, un pasaje aéreo y un avión esperando.

También pidieron que esta oportunidad se les brinde también a Darya, Nadjiba y Koria, otras tres jóvenes cuyas familias están denunciando su retención contra su voluntad. Sin embargo, añade, no sabe si se está gestionando algo.

Morales ha lamentado que, en la semana en que los partidos han firmado el Pacto de Estado contra la Violencia contra la Mujer, ningún partido haya “mencionado siquiera el secuestro de Maloma”. La joven, dice, acaba de cumplir 24 años y está “incomunicada”, porque no le dejan usar el teléfono que su familia le envió y tienen que insistir “durante semanas” para que su hermano se lo permita.


Originally published at MRN ALJARAFE MAGAZINE.