El Fundación Cajasol Mairena Vóley deja escapar un partido que tenía amarrado

El Fundación Cajasol Mairena Vóley cae en tierras murcianas ante Algar Surmenor en uno de los partidos más sufridos de la temporada — El equipo de Lalo García, que iba ganando por 2–0, cae 3–2 ante un rival directo por la permanencia (25–27; 22–25; 26–24, 25–20, 15–6) ante un rival directo por la permanencia.

Vibrante, complicado, intenso, emocionante. Así fue el encuentro del Fundación Cajasol Mairena Vóley ante el Algar Surmenor de Murcia que, pese a ir con un 2–0 favorable en el marcador, vio como el equipo levantino llegó a levantar un partido con las mismas armas que pone en liza el equipo aljarafeño y que están en su ADN en esta Superliga 2: concentración y colocación en los momentos clave. Al final, un 3–2 en el marcador que servirá a lo largo de la semana para enmendar errores.

El primer set, igualadísimo. Con un 25–27 final y Rocío Jiménez, nuevamente, con la inspiración de su lado. En total, seis puntos de la sevillana, por cuatro de Rocío Roldán, que fueron las jugadoras más determinantes del cuadro hispalense en este tramo.

En el segundo set, las diferencias en el marcador fueron mínimas. Se repitió el mismo guión que en el set anterior. El conjunto sevillano fue siempre por delante del marcador, pese a la enorme presión de las murcianas. Tan solo un error de Rocío Roldán (que supuso el provisional 9–8 en el electrónico) sirvió para poner por delante en el marcador a las locales. Pero el encuentro siguió la tónica habitual (10–10; 12–12).

Marta Ruano deshizo el entuerto (con la ayuda de la local E. Martínez) para dejar el marcador en un 12–14 prometedor. Paula Gómez puso el 13–16 en el electrónico, una ventaja que redujo el Algar gracias a la aportación de Crespo (punto de ataque y bloqueo) hasta el 16–17. El Algar reaccionó hasta igualar el choque a 18 puntos, pero entre Marta Ruano, Paula Gómez, Isa Acosta e Isabel Jiménez devolvieron al conjunto mairenero a la senda del triunfo (22–25).

En el tercer set, clave para el Algar Surmenor, el equipo murciano salió en tromba sabiendo lo mucho que se jugaba y llegó a disfrutar de un 6–2 en el marcador. Sin embargo, tres puntos directos (saque) de Marta Ruano logró equilibrar el encuentro hasta el 6–6. Tras la reacción del equipo sevillano, llegó el tiempo muerto y a partir de ahí el decorado cambió. Tras el respiro, el equipo murciano jugó de forma efectiva con tres ataques controlados y tres puntos consecutivos (9–6). Fue la primera vez en todo el choque en el que el equipo murciano gozó de diferencias de tres y cuatro puntos gracias a la aportación de Cegarra y Crespo. Rocío Jiménez y Marta Ruano dejaron el marcado igualado (12–12; 13–13).

En un tuya-mía, el club sevillano siguió alternando los puntos en el marcador con su rival, aunque un error de Marta López (19–16) dejó una diferencia comprometedora para la escuadra aljarafeña. En un arreón, con tiempo muerto incorporado, el grupo que dirige Lalo García llegó a igualar el marcador, aunque fue el Algar quien aprovechó el empuje de la grada para dejar un esperanzador 26–24.

En el arranque del cuarto acto, tres errores del cuadro aljarafeño fueron clave para dejar en franquicia un resultado parcial de 8–3. El panorama, entonces, cambió por completo. Con un 10–4 en el electrónico, al equipo sevillano se le apagó la luz y las diferencias fueron engordando en favor de las locales (11–5, 16–10, 17–11, 19–11, 20–12) gracias a la mayor concentración del cuadro murciano. En un intento de levantar el partido, el Mairena Vóley redujo diferencias (22–20), pero tres errores clave decantaron la balanza en favor de las locales (25–20).

En el set de la muerte, el conjunto mairenero se vino abajo. Con un 6–6 en el marcador, tres errores terminaron por desdibujar a la escuadra sevillana (10–6). Poco más pudieron hacer las sevillanas ante el mayor acierto local (15–6).

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.