La pequeña Noelia, que sufre un mielolipoma, ya es asistida en el colegio por un enfermero

Su madre, que acudía al CEIP Príncipe Felipe de Umbrete a practicarle un sondaje cada tres horas, se veía imposibilitada por motivos laborales— La empresa adjudicataria del servicio de monitores denegó su petición y es ahora un enfermero del centro de Salud de Umbrete quien se desplaza al colegio, tras el acuerdo con Servicios Sociales y Salud.

Noelia, la pequeña de 6 años alumna del CEIP Príncipe Felipe de Umbrete que padece un mielolipoma, ya está siendo atendida por un enfermero que le practica el cambio de sonda al que se negó la empresa adjudicataria del servicio de monitores especiales del centro “al estar excluido de las funciones propias de los monitores de apoyo”.

La pequeña, que padece como consecuencia de la enfermedad incontinencia, infecciones de orina, etc, precisaba de un cambio de sonda vesical cada tres horas para realizar el vaciado de su vejiga. De forma habitual, este trabajo recaía en la madre, Toñi Machuca, quien hizo un curso especial para hacerlo. Sin embargo, los horarios de su trabajo imposibilitaron cualquier atención familiar. Toñi acudió al centro para solicitarle a la directora que fuera la monitora de infantil quien se encargara de practicarle el sondaje, pero la empresa adjudicataria del servicio de monitores descartó el trabajo al estar excluido de las funciones propias de los monitores de apoyo “ya que es una técnica invasiva que debería realizar conjuntamente el enfermero y el auxiliar de enfermería”.

Para apoyar su alegato, la empresa remitió un escrito sellado del Colegio Oficial de Enfermería de Sevilla, mientras, la Junta de Andalucía estima que, “según el pliego de condiciones técnicas para la contratación de apoyo”, una de las funciones de los monitores especiales es encargarse de la salud y seguridad de los alumnos, “colaborando si es factible con la familia para lograr y mantener las condiciones de salud y seguridad más idóneas para el alumnado, controlando en su caso situaciones que pueden ser atendidas por personal no cualificado desde el punto de vista sanitario por ser habitualmente realizadas por el propio paciente y/o sus familiares tras una formación básica”.

Colaboración

“Finalmente, desde los servicios sanitarios se ha optado por la mejor para la alumna. Y desde aquí quiero hacer una mención al personal sanitario implicado en esta tarea por su entendimiento hacia la familia y la alumna; y sobre todo por su buena disposición a hacer esta labor. Ha sido un camino largo para la familia que ha contado con el apoyo de la dirección del Centro y del alcalde del municipio. Son muchas las situaciones que se dan en los Centros educativos en las que necesitamos que las Delegaciones de Educación, Sanidad y Servicios Sociales tengan lazos de unión para la protección y atención de los menores”, asegura la directora del CEIP Príncipe Felipe.

Tras dos meses de lucha, Toñi y Noelia han recibido la noticia. Un enfermero del Centro de Salud de #Umbrete realizará esta función pese a que no se encuentra recogida entre sus funciones “pero que la van a asumir ante la necesidad detectada”.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.