Debate presidencial en Argentina

Tres décadas de silencio

Argentina no debate. A pesar de los más de 30 años de democracia, el país aún carece de una ley que obligue a los candidatos presidenciales a debatir. Muchos proyectos quedaron en el camino y las elecciones presidenciales 2015 se realizaron sin haber tenido una discusión profunda.

Foto: LA NACION

Argentina Debate es el nombre con el que se desarrolló el primer debate presidencial en Argentina en 2015. El evento fue organizado por Argentina Debate y el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC). Se realizó el domingo 4 de octubre en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y fue transmitido por televisión abierta a través del canal América y por cable en Canal 26. Fueron invitados a debatir todos los candidatos a la presidencia en las elecciones generales de 2015. No obstante, el candidato por el Frente para la Victoria, Daniel Scioli, se ausentó. Después que se conocieran los resultados de las elecciones donde se definió que finalmente habrá ballotage, tanto Daniel Scioli como Mauricio Macri resaltaron la importancia de debatir. Las autoridades de TN y Argentina Debate ya se ofrecieron para coordinar la organización y los debates se realizarían el 11 y 15 de noviembre respectivamente.

Foto: LA NACION

La historia política argentina dio un giro al conseguir este debate. Desde el regreso de la democracia al país no hubo un debate presidencial. En 1983, Raúl Alfonsín e Ítalo Luder no acordaron para elegir a los periodistas moderadores. En 1989, Carlos Menem dejó la famosa “silla vacía” cuando debía debatir en televisión con Eduardo Angeloz. Tampoco Fernando De la Rúa y Eduardo Duhalde se prestaron a las cámaras en 1999. Néstor Kirchner se negó a dialogar “con el pasado” cuando Menem lo desafió en 2003, ante un ballotage que nunca ocurrió ya que Menem declinó su candidatura presidencial. Por último, Cristina Fernández de Kirchner nunca debatió en ninguna de sus dos campañas presidenciales.

No hay duda de que el debate presidencial “Argentina Debate” atrajo la atención de toda la sociedad y el ámbito político, ya que fue el primero en toda la historia de nuestro país. Es un gran avance pero dista de ser un verdadero debate porque no fue oficial, no tuvo la presencia de todos los candidatos ya que Daniel Scioli se ausentó y por su formato que da poco tiempo de respuesta e incluye poca posibilidad de repregunta. Muchos proyectos de ley fueron presentados pero todos quedaron en la nada. Uno de ellos fue el de la Senadora del Frente para la Victoria, Cristina Fiore Viñuelas, en el cual fundamenta que no solo los candidatos a Presidente deben asistir sino que también los postulantes al cargo de Vicepresidente, y se deberá llevar a cabo cinco días antes que las elecciones. “El debate posibilita conocer y comparar las propuestas de los candidatos, fortaleciendo el derecho a la información de los ciudadanos después de un ejercicio del voto activo”, sostuvo la senadora. Otro proyecto de ley lo planteó la diputada del FpV Carla Carrizo , dónde se apoya principalmente en los artículos 13 y 38 de la Constitución Nacional. Carrizo opina que la Ley de “Democratización de la representación política, la transparencia y la equidad electoral”, N° 26.571, no es suficiente ya que considera al debate presidencial como “un bien común” para la sociedad. “La gente espera que los políticos debatan proyectos y programas, para generar una cadena virtuosa que comienza con las promesas de campaña, aumenta la información pública, visibiliza la discusión racional entre candidatos y fortalece la elección ciudadana”, enfatizó la diputada. Actualmente el país no tiene una ley de debate presidencial pero se ha generado en una deuda pendiente que la sociedad y cada vez más partidos políticos esperan resolver.

Los países de América del Sur tienen un bajo nivel de adhesión al debate presidencial. Argentina junto con Venezuela, Uruguay, Bolivia y Guyana integran la lista de países sudamericanos que no tienen un debate oficial o alguno de sus candidatos rechazaron la posibilidad de participar.

Edición: Maximiliano Roldán

Paradójicamente, la gran mayoría de los casos se da en los candidatos que aspiran a ser reelectos o pertenecen al partido del gobierno de turno. Por otro lado, Brasil, Paraguay, Chile, Peru, Ecuador, Colombia y Suriname son países que cumplen con las exigencias de sus pueblos y ofrecen un espacio donde todos los candidatos deben exponer sus ideas sobre diversos temas y da lugar a realizarse preguntas entre ellos. La Guyana Francesa fue el único territorio excluido de este análisis ya que es una colonia francesa y técnicamente pertenece a un país europeo.

Maximiliano Roldán, Felipe Amilivia e Ignacio Palluotto

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.