¡Felicitaciones, ha llegado el último día de tu vida!

¿Estás preparado?

Acabas de despertar, parece un día común y corriente. Abres los ojos con un poco de sueño aún, te estiras, pero notas algo raro y diferente, que es distinto a todos los días. Hay un sobre blanco, al lado de tu teléfono celular. Te parece raro y vienen a ti muchas preguntas. Al ser tan temprano, no piensas gritar a toda voz, “¡De quién es este sobre!” pero, no hay que alarmarse, es tuyo.

Con un poco de incertidumbre, tomas el sobre y te propones a abrirlo, en su interior viene una hoja de papel color blanco con una textura bien especial, distinta a los demás papeles que conoces. En la parte posterior de la hoja no viene nada, pero en la parte frontal, viene escrito en una caligrafía a mano alzada, el siguiente mensaje:

¡Felicitaciones, ha llegado el último día de tu vida!

Te quedas extrañado y no lo puedes creer, al parecer es una broma de algún amigo o familiar, muy bien realizada. Pero más abajo de la carta, en el borde inferior derecho, notas una pequeña firma. Es personalizada, esta dirigida a ti y esta firmada por ti mismo.

Entonces… No lo puedes entender, ahora sí crees, que te volviste loco. Tranquilo, eres solo tú mismo que se envío un mensaje para avisarte que hoy es tú ultimo día de vida. Vamos alégrate un poco, al menos te avisaron, no todo el mundo tiene esa oportunidad.

Estas ansioso, ya le tomaste el peso a esto y sabes que es real. Entonces empiezas a pensar de manera rápida, en que cosas vas a hacer para vivir tu último día al máximo. ¿Con quién te vas a juntar? ¿Qué vas a hacer hoy? ¿Vas a ir a trabajar? ¿Hay algo que siempre hayas querido hacer y aún no lo has hecho? Todas tus respuestas, las empiezas a escribir en un checklist para asegurarte de no perderte de nada. Estas decidido a tomar acción y a hacerlo como sea. Total ya no hay mas tiempo que perder.

Cada uno de nosotros, tiene una lista distinta, la cual es completamente personal, donde no existen respuestas buenas o malas. Tal vez hoy no sea el último dia de tu vida ó tal vez si y nadie lo sabe. Pero lo importante es aprender a vivir con la importancia que merece cada día. Cada día hay que vivirlo al máximo, apasionadamente y como si fuera el último.

¿Si hoy de verdad fuera tu última oportunidad, que harías hoy?

¡No esperes más. Solo hazlo!

Matías Sotomayor G.