¿Y si Google News

fuera un periódico?

¿Y si Google News diera un golpe de mano y con una mínima modificación conceptual quedara a salvo de la restrictiva Ley que acaba de aprobar el Parlamento español? Propongo que se convierta en un periódico digital con comentarios de lectores y así eluda los problemas de la legislación que se está tramitando promovida por el lobby de los editores de prensa y consentida y aprobada por los principales partidos políticos.


Google News no es Google. Perdone la perogrullada pero, por las declaraciones de algunos miembros de la asociación que agrupa a la mayoría de los principales editores de prensa españoles (AEDE), parece que este principio no está claro ya que ellos mismos, a quienes suponíamos informados, lo confunden. Son dos servicios de la misma compañía pero con funcionamiento y resultados muy diferentes.

Google, como si sabe el resto del mundo, es el buscador que utilizamos un 95% de los españoles y Google News en cambio es una zona especial en la que uno, si llega y la utiliza, puede ver montones de noticias de diversos medios. Allí aparecen solo los titulares, y un pequeño resumen en algún caso, de unos 800 medios en castellano, de los cuales únicamente un 10% pertenece a AEDE, ya que el resto son medios digitales puros, radios, televisiones, blogs, etc… Tiene una (entre otras) curiosa característica: no hay ninguna publicidad en sus páginas por lo que la compañía de California no ingresa nada directamente por este servicio, ni siquiera hay un simple botón patrocinado.

La mayoría de los medios han peleado durante años por estar en Google News porque ha llegado a facilitarles entre un 5 y un 10% de sus lectores. Ha sido uno de los aportadores de usuarios más importantes. El buscador de Google a través de los resultados ha llegado en cambio a facilitarles mucho más, hasta un 60%. Como en internet todo cambia a la velocidad del rayo esta posición casi dominante está amenazada hoy por las redes sociales (Facebook y Twitter principalmente) que son hoy fuentes de tráfico cada vez más importantes. Una vez más se hacen las leyes para el pasado, no para el futuro. Quizás no debería extrañarnos cuando quienes las promueven quieren que lo caduco vuelva.

El creador de Google News

CÓMO FUNCIONA
Krishna Bharat es un ingeniero de Google que viendo la televisión el 11 de septiembre pensó que podría ser mejor tener en un único sitio todas las noticias, para que a un lector ante un mundo tan complejo le fuera más sencillo encontrar aquello que buscaba. Ese día nació Google News. Un año después aparecía la primera versión en pruebas y en el 2006 Krishna anunciaba a través del blog oficial de su empresa la apertura universal del servicio:

“¡Hoy acaba la fase beta de Google News! Cuando lanzamos la edición en inglés en septiembre de 2002, entramos en un mar desconocido con un gran experimento sobre la forma de navegar por las noticias — el uso de computadoras para organizar historias del mundo en tiempo real y proporcionar una vista de pájaro sobre lo que se está informando de prácticamente cualquier tema. Presentar las noticias en “clusters” (artículos agrupados por su relación temática) pensamos que animaría a los lectores al tener una perspectiva más amplia e investigar más profundamente las noticias — la lectura de diez artículos en lugar de uno, tal vez — y así obtener una mejor comprensión de los temas, que en última instancia podría beneficiar a la sociedad. Tres años más tarde, ofrecemos 22 ediciones regionales en 10 idiomas, y tiene más sentido la forma cómo la gente usa Google News “..

Y así aquella innovadora idea fue el principio de toda una serie de mejoras que copiaron hasta los medios que hoy piden a Google esa limosna en forma de canon. Uno puede ver en casi todas las páginas de periódicos una mini-versión de Google News en la que se nos ofrecen otros enlaces, otras perspectivas para que podamos completar la información con la que ofrecen otros. Está por ver si esto no es también una forma de agregar por la que con la propia ley que han propiciado deberían pagar, pero eso lo dejamos para otro día. Tranquilos que no les deberían cobrar ni a ustedes por hacer lo que denuncian.

Desde hace años, si quieres aparecer en este importante agregador de noticias hay que solicitar que te incorporen a la base de datos y seguir un trámite en el que Google comprueba que efectivamente en tu sitio web se publican historias informativas con regularidad, el contenido es original, tienes un equipo de redactores y algún otro punto. Si esto es así los titulares de tu publicación digital (sea una cabecera tradicional o no) empiezan a ser leídos por los robots del servicio de noticias del buscador y pasan a formar parte de la página principal de Google News en ese idioma.

Si no quieres que se vean tus titulares en Google News y estás incluido porque formas parte de la base de datos inicial que organizó el buscador allá por el año 2006, o en algún momento posterior te incorporaste, el trámite es muy sencillo: comunicarlo al equipo del agregador o, modificando un sencillo archivo (robots.txt) que tu página web posee, prohibir a los sistemas de Google que entren allí.

Si usted, lector, no sabía mucho de este tema antes de empezar a leer este artículo imagino que empezará a preguntarse por qué los editores de prensa no han dicho ni ¨mu¨ cuando Google News lleva más de 10 años operando y ahora, de repente, nos están metiendo a todos (gobierno y partidos incluidos) en este lío que va a modificar la manera de construir internet para los españoles y las empresas residentes o que quieran operar en España. Tampoco entenderá muy bien como tras haber copiado la genial idea del buscador ni siquiera se lo agradecen.

DE LOS CREADORES DE LA “LEY SINDE” LLEGA AHORA LA “LPI”
El poder legislativo acaba de aprobar en trámite parlamentario y por vía de urgencia la nueva Ley de Propiedad Intelectual que incluye una parte denominada popularmente “Tasa Google”. Básicamente ese canon implica que los sistemas de agregación de contenidos (Google News es el paradigma) tendrán que pagar a través de alguna entidad de gestión (una especie de SGAE para que lo entienda cualquiera) a los generadores originales de noticias por citarles, por mostrar sus titulares. Es como si quisieran recaudar un impuesto a los kiosqueros por mostrar en sus escaparates las portadas de los periódicos, o a las televisiones por mostrar en pantalla las imágenes de la prensa cada mañana.

Cuando esto se anunció por primera vez, los responsables digitales de las cabeceras tradicionales empezaron a sudar de los nervios porque pensaron que si Google se enfadaba los sacaría del servicio con lo que podía significar para sus números de visitas y por tanto de ingresos publicitarios. La posición dentro de los periódicos es un tanto esquizofrénica, sus responsables digitales y muchos de los periodistas creían que esto era una barbaridad y, en cambio los gerentes pensaban que era una buena idea para aumentar ingresos. Por contra, los inocentes responsables de los medios no AEDE se mostraron felices: en la carrera por la audiencia ellos facilitarían que Google les enlazara sin pago alguno y la competencia que quería exigir esta limosna digital se borraba a si misma de un plumazo; iban a ser los ganadores de una carrera donde el enemigo (los medios de papel) se autodescalificaba. Pero, claro, el asunto no era tan sencillo y se vio, como siempre, cuando se leyeron la letra pequeña. Los inspiradores de la distorsión legislativa, aunque trabajen en empresas en plena decadencia económica y social, también piensan y se revuelven ante la inminencia de la desaparición de su negocio. Como con los animales al borde de la muerte los movimientos que acompañan los espasmos previos a la extinción son peligrosos para quien esté cerca.

Al dictado de los deseos de algunos de esos editores (estoy seguro de que muchos han sido arrastrados en su desconocimiento por la actual cúpula de AEDE) la pluma de los parlamentarios ha generado un maquiavélico, inesperado, e insólito recoveco: el derecho a “cobrar” iba a ser irrenunciable. De un plumazo legal bloquean la libertad de querer compartir el contenido. Ya sucedió algo parecido con la música como muy bien saben los grupos más jóvenes. Lo explica muy bien Antonio Delgado en este artículo del que extraigo (con perdón y con el permiso que hasta ahora me daba internet) un par de párrafos:

La reforma de la Ley de Propiedad Intelectual aprobada ayer en el Congreso, en una sesión extraordinaria en la Comisión de Cultura, penaliza el uso del enlace y compartir contenidos. Crea un derecho de cita irrenunciable sobre fragmentos no significativos de contenidos publicados en sitios de actualización periódica.
Ni siquiera permite que tú decidas compartir tus contenidos de forma gratuita o mediante el uso de una licencia copyleft. No puedes renunciar a que una entidad privada, en este caso CEDRO, recaude una cantidad por ti que será repartida a los medios de AEDE. Como tú no estás en AEDE, ni puedes estar por no ser un periódico impreso de pago, estas empresas se reparten entre ellas el botín. Jaque Mate

Mucha gente ha propuesto a Google que retire a los medios de AEDE de su agregador, incluso de los resultados de búsqueda, pero creo que eso no solo atentaría contra la libertad de expresión, sino que apenas sería eficaz como medida de presión porque se intentaría cobrar la tasa en cualquier caso a pesar de no aparecer, encima “vivirían” de otros que no quieren cobrar. Tampoco me parece eficaz pedir a la sociedad que no los compre en el quiosco físico, entre otras cosas porque ese “boicot” ya lo está haciendo una gran parte de la población española por la pérdida de imagen que han tenido los diarios a lo largo de los años de la crisis y anteriores. No hay más que ver cómo siguen despeñándose las cifras de ventas y difusión de los principales diarios. Por no hablar de los agujeros económicos para los que sirva de muestra los resultados del principal medio de los que dirige el actual presidente de la AEDE: ABC lleva pérdidas por casi dos millones de euros en el primer semestre. Y lo que queda.

GOOGLE NEWS: UN NUEVO PERIÓDICO y RED SOCIAL
Pues bien, llegados a este punto mi propuesta a Google Inc. es que conviertan su agregador en un medio que utilice sus algoritmos para seleccionar noticias y agruparlas alrededor de tema de interés de forma interna con contenido de las principales agencias de noticias que podría comprar. No utilizar los contenidos de terceros como hace hasta ahora le permitirá eludir una ley que ya no le afectara y utilizando las noticias de agencia podrá tener el 80% de la información que ofrecen los periódicos, con una ventaja adicional, en lugar de solo el titular al tener el derecho de publicación podría ofrecer la versión completa de las noticias con sus fotos y videos tal y como ofrecen hoy las agencias. Estas importantes organizaciones de noticias ya han sido aliados de Google News en ocasiones anteriores y le han permitido resolver conflictos relativamente semejantes al que se planteará en breve en nuestro país.

De hecho la mayoría de los contenidos de los diarios hoy provienen de dos fuentes: unas pocas propias, procedentes de algunos héroes de sus redacciones cada vez más mermadas o de su raquítica lista de colaboradores, y la mayoría, que tiene como origen la actualidad suministrada por las agencias (EFE, Europa Press, Reuters, AFP…). En el mejor de los casos sus equipos digitales cambian los titulares de estos teletipos, y solo unos pocos añaden alguna noticia de cosecha propia que, en una gran parte, es solo una versión o adelanto de las mismas que ofrecen las agencias al poco tiempo.

La compra del material de agencias más los acuerdos para publicación de contenidos completos con el resto de medios dotaría de un volumen suficiente a Google News para ser un medio, no un mero agregador, pero a la vez mantener su forma de funcionar que seguiría usando sus avanzados sistemas automáticos de selección y agrupación de noticias. Esa forma de ordenar la información variada y “a vista de pájaro” permite una visión más neutral para conocer diferentes puntos de vista. Creo que eso debe defenderse tanto como el derecho de cita.

Si, además, incluyera los comentarios de lectores aprovechando su propia red Google+ podría ampararse en que es una red social, servicio que en una improvisada (como la propia Ley) nota el gobierno ha desvinculado de la “tasa Google”.

En un mundo en el que cada vez hay más abundancia de información son necesarios índices, agrupadores de citas, sistemas y herramientas en definitiva que nos ayuden a los usuarios a manejarnos en este océano de datos sin ahogarnos. Legislar contra la apropiación ilegal de contenidos está bien, pero que en ese viaje quieran arrebatarnos el derecho de cita es una barbaridad. Distorsionar la manera de hacer Internet en España es una aberración que costará caro al país.

Y si los señores de Google quisieran ser aún más generosos con la red que liberen el código fuente de Google News para que cualquier persona que quiera tener una publicación informativa pueda utilizar su excelente mecanismo y pueda dedicar sus recursos a buscar información fresca y nueva. Clónese ese nuevo Google News como los cables de Wikileaks.

En tiempos en los que la innovación es tan necesaria es un mal ejemplo perseguir a los paradigmas de la misma. Google News es una gran idea que pasará a los anales de la historia de los medios de comunicación. Que algunos nostálgicos del pasado que ya no será intenten acabar de forma tan burda con ella debería ponernos en alerta, descubrir lo que hay detrás debería movilizarnos, y comprender que como sociedad hemos de avanzar debería hacer que seamos contundentes en la forma de expresarlo para intentar modificar la actuación de los legisladores actuales y/o futuros.

En tiempos en que la independencia de los medios es tan frágil necesitamos medios independientes y Google News sería uno más donde contrastar y al que, de momento, nos podemos fiar de que su algoritmo puede ser mejor que la intención humana en la selección de noticias.

Parafraseando a John Cage para acabar diría que…

“No entiendo por qué los editores se asustan de las nuevas ideas. A mi me asustan las viejas.”

ANEXO: LOS ESTANDARES DE GOOGLE NOTICIAS
Por cierto igual les interesa leer los criterios de calidad que Google marca para que un medio sea tenido en cuenta en su servicio.

Contenido de las noticias.
Los sitios incluidos en Google Noticias deben ofrecer puntualmente noticias importantes o interesantes para nuestra audiencia. Por lo general, no incluimos artículos de instrucciones, secciones de consejos, ofertas de empleo ni contenido estrictamente informativo, como previsiones meteorológicas o datos de cotizaciones en bolsa.
Estándares periodísticos.
La originalidad de la información y la correcta identificación de la fuente se han considerado valores periodísticos desde hace mucho tiempo. Si en su sitio aparece contenido de otras fuentes, tendrá que separarlo de su trabajo original o restringir nuestro acceso a esos artículos externos a través del archivo robots.txt.
Autoridad.
¡Escriba lo que sabe!
Los mejores sitios de noticias presentan una autoridad y conocimientos claros.
Responsabilidad.
Los usuarios nos cuentan que valoran los sitios de noticias que contienen datos biográficos de los autores e información de contacto fácilmente localizable, como direcciones físicas, direcciones de correo electrónico y números de teléfono.
Legibilidad.
Los artículos escritos con claridad y corrección ortográfica y gramatical ofrecen una experiencia mucho más positiva al usuario. Asimismo, limitar el uso de anuncios y vídeos de carga automática que puedan distraer permite al usuario centrarse más fácilmente en el contenido de sus artículos.
Show your support

Clapping shows how much you appreciated  ❦ Mario Tascón  ’s story.