Mary Maggic: el post-cyberfeminismo aderezado con una pizca de estrogeno casero

Mary Maggic fotografiada durante su performance Molecular Queering Agency (2017)

Como educadora social y ambiental, ciertos temas no me dejan indiferente y el escuchar que el plástico y los ftalatos presentes en nuestro entorno ya han modificado mi ADN desde que me encontraba en la barriga de mi madre y conocer cómo esto afecta a mi sexualidad, a mi percepción de género, a mi comportamiento y al de las generaciones futuras… me parece una visión de la realidad provocadora, desde el punto de vista evolutivo y social. Tanto, que no puedo dejar de lado el investigar más sobre ella y con ello sobre temas como la heteronormatividad, el opensource de las hormonas o la biopolitica. Sobretodo si la industria farmacéutica capitalista está envuelta y se desafían los constructos socioculturales de “normal” y “natural”, componentes latentes en muchos contextos de mi vida profesional, dejando ver las nuevas narrativas de la dicotomia entre individuo-sociedad. Al fin y al cabo, quiero tener una soberanía sobre mi vida y un empoderamiento como individuo.

Durante la conferencia internacional Nonhuman Agents in Art, Culture and Theory celebrada entre el 24 y 26 del pasado Noviembre por el Artlaboratory de Berlin, se creo un panel sobre la amenaza de las perspectivas no-humanas, debida a la destrucción antropocéntrica del medio ambiente. En el se explicó cómo la toxicidad química presente en nuestro entorno nos transforma y que en la realidad actual nos vemos afectados por una mutagenesis colectiva: todos somos Queer.

En este panel se encontraba Mary Maggic (del MIT Media Lab, Massachusetts Institute of Technology) que es una artista conceptual e investigadora en el campo de la biopolítica y el biohacking residente en Viena. Tiene una cuestión fundamental que hacernos: ¿Quién produce las hormonas?¿A quién les afectan? Y ante todo, ¿en que punto del conflicto nos encontramos ante esta realidad toxicológica y nuestros discursos sociales heteronormativos que vigilan y castigan a las realidades individuales Queer?

Aún queda mucho camino por delante para lograr una respuesta al respecto y por eso es fundamental que la educación social, como profesión, de voz a ésta realidad emergente.

El estrogeno opensource: mindmap de todo lo que conlleva

La artista, cuya estética de proyectos está bien marcada por los procesos DIY/DIWO, habla en una perspectiva amplia de procesos de transformación social, ayudando a mostrar la dinámica de los rápidos procesos de cambio que redefinen al ser humano en la era de la inteligencia artificial, la digitalización y la robotica. Procesos que son consecuencia en muchos casos del antropocentrismo, de considerar al ser humano como algo externo a su entorno y de cuyas problemáticas no se ve afectado biológicamente. Generando así un dialogo público en torno al derecho de personalización de la medicina, la subversión del poder dominante sobre el control de las hormonas por parte de estructuras patriarcales y la desobediencia civil. Usa como ejemplo la restricción por evalución psicológica del acceso de las personas Queer a las hormonas que necesitan para sostener su transición o el control de natalidad y los factores cancerigenos derivados de ellas, como dos caras de una misma moneda.

Finalmente, Mary Maggic quiere que te preguntes si quieres ser más mutante, de lo que ya eres.

Like what you read? Give Martiska Monstruito a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.