fase uno: mirroring.

te copio con las piernas cruzadas y los brazos entrelazados bajo el busto, desde este lugar es más fácil comprender las vicisitudes del relato. Movés con nerviosismo un pie y antes de notarlo, también lo estoy haciendo, me humedezco los labios segundos después de vos. La sala se llena de una energía simbiótica, mimética, en la cual existimos en este tiempo y espacio,que no es la misma versión que se configuraba ayer o el día anterior y ciertamente no seremos las mismas mañana.

fase dos: reciprocidad.

Mi tono de voz se adecuó al color de tu cadencia, participo con la escucha activa y respondo cuando creo pertinente. Con un dejo de arrastre en las eses, pausas extendidas, en las cuales contemplo la nebulosa del proceso cognitivo al cual me dejaste entrar por el vértice de tu sensibilidad.

fase tres: lugares comunes.

Establecer puentes entre tu experiencia y la mía, no deja de sorprenderme como alguien atravesado por una línea cronológica de eventos tan dispares pudo llegar a mis mismas conclusiones, encontrar en el camino los valores que conectan por fibra óptica la parte más humana de vos y de mi.

última fase: cambio de roles.

Tomo una postura completamente distinta, y te acomodás a mi, como un satélite natural, el rapport ha sido establecido exitosamente. La conexión dinámica amalgamada, un lugar indefinible, horizonte difuso,entre nosotras y nosotras.

Like what you read? Give Roux a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.