Qué poco valora la afición valencianista la siesta o la sobremesa dominical.

Después de lo visto en la tarde de ayer en Mestalla estoy más que convencido que la afición del Valencia CF valora muy poco la siesta o la sobremesa dominical con la familia. Digo esto por que todos los que acudieron a Mestalla renunciaron a ello para poder apoyar o más bien acompañar a su equipo en su travesía por la parte baja de la tabla.

Cada vez es más complicado escribir sobre el Valencia y no solo escribir, si no ir a Mestalla y animar al equipo. En la tarde de ayer lo que se vio en la alfombra de Mestalla fue lamentable, patético y muy triste para los que seguimos y queremos al Valencia. Pero lo peor de la tarde de ayer fue lo que oía en la grada durante el partido, la afición no prestaba atención a lo que pasaba en el terreno de juego estaban más pendiente de contarse lo que habían hecho durante fin de semana y de los planes de futuro para estas navidades y esto en varios grupos de aficionados.

Durante el partido me pregunté cuantos de los que estábamos en Mestalla estaríamos allí si no hubiéramos pagado por antelación el abono de temporada, posiblemente seríamos muchos menos. Los que seguiríamos yendo a Mestalla es por que valoraríamos más el Valencia que la siesta o la sobremesa dominical. La otra cuestión que me vino a la cabeza es que si todos los que acudimos a Mestalla éramos conscientes que el equipo necesita más que nunca a su afición. Según lo veo yo, no podemos esperar nada de la propiedad, la dirección deportiva no esta para lo que debe de estar, el entrenador mira al banquillo y no tiene nada que mejore lo que tiene en el campo y los jugadores no juegan como entrenan, igual es que en los entrenamientos ponen la misma intensidad que en los partidos, intensidad muy por debajo que la de los rivales. Solo queda la afición para remar hacía arriba y subir en la tabla, hacer que los rivales sientan la presión de la afición local , que la grada sea capaz de poner nervioso al equipo visitante, evitar el pitar al equipo durante los partidos, el nivel de exigencia de la grada no puede estar a la altura de los salarios de una de las plantillas más caras de la liga, aunque se merezcan más palos que zanahorias, en el fondo son el medio para conseguir la permanencia. Que nadie se olvide que tal y como esta el equipo, ese debe ser nuestro objetivo, el conseguir cuanto antes la permanencia.

Con esto no quiero que se entienda que estoy a favor de lo que esta pasando en con el Valencia CF, al contrario estoy en un punto más allá de la indignación, pero para evitar que se hunda el barco lo primero que hay que hacer es tapar las vías de agua y hay que empezar por aislar la más grande y en este caso no podemos gastar energías en pitar a los jugadores, en pedir la cabeza del propietario, o crucificar a la hija del dueño por redes sociales, con esto no sumamos puntos, que si debe ser el objetivo inmediato, vital diría yo. Para ello debemos evitar pitar a los jugadores durante los partidos (por muy mal que jueguen), debemos presionar al Suso para que empiece a ejercer de director deportivo y facilite jugadores para que el único cambio ofensivo posible del entrenador no sea cambar un lateral derecho por un extremo derecho, que el entrenador se atreva a utilizar a jugadores del filial en vez de presentar una convocatoria ante el colista con tres defensas en el banquillo, que nuestro equipo sea capaz de mantener la portería a cero, que la prensa deje de vender portadas y que centre su atención en el equipo y no en jugadores que podrían o no venir.

Afición, es momento de focalizar y hoy por hoy solo la afición esta en disposición de puntuar. Estamos a nivel de los equipos que luchan por mantener la categoría sin una plantilla competitiva. Me queda decir que no podemos animar menos que aficiones como la del Osasuna, Leganés, Sporting o Alavés, pues con esas aficiones nos jugamos las plazas de primera divisón.

Particularmente casi mejor no comentar el empate del Valencia en casa contra el colista. El autobús que trajo Alcaraz no lo aparcó en la Alameda, lo dejó en terreno de juego y le salió bien ya que se llevó un punto. El equipo es incapaz de hacer un ataque en estático, no encuentra espacios cuando el equipo rival se encierra y salimos con un punto por que el Granada es el peor equipo de primera. Que nadie piense que el Valencia esta mucho mejor que el Granada, llevamos más jornadas que puntos y seguimos a dos puntos del descenso. Pero esto es obvio y no hay mucho más que decir.