El futuro de las agencias de viajes está en ofrecer paquetes dinámicos inteligentes

La oferta de paquetes en turismo, como en otras “commodities[1]” ayuda a las empresas a discriminar entre consumidores y disponer de una oferta competente frente a la competencia. Además permiten implementar estrategias de precios que maximizan la obtención de beneficios. Por ejemplo el “bundling” se puede utilizar para camuflar los precios individuales al consumidor, haciendo difícil que el éste pueda decidir únicamente por un tema de precio.

Asimismo el dominio del segmento de “sol y playa” se puede interpretar como una consecuencia del fuerte enfoque de la industria turística de las oportunidades dadas por la configuración geográfica de una región costera, sin tener en cuenta otras dimensiones.

Pero dada la oferta existente, es necesario dar un paso más allá en la definición de paquetes, e implementar paquetes de productos que tengan en cuenta no sólo las dimensiones geográficas sino que se adapten al perfil del usuario. El llamado “paquete dinámico es una realidad y dado que son pocas las agencias de viajes que están apostando por estas innovaciones, es sin duda una oportunidad.

[1] Se dice que un producto es una commodity cuando el mercado no permite diferenciarse o especializarse fácilmente ya que está saturado. Estudios comentan que los servicios de alojamiento se están convirtiendo en una commodity. http://www.hotelnewsnow.com/article/13429/Rethinking-the-threat-of-commoditization.

Técnicas de paquetización en turismo o “bundling[1]”

En los últimos años el desarrollo del producto de turismo se ha convertido en una tarea compleja. Las razones son varias, pero las más evidentes son el constante cambio de la demanda debido a la transformación del turista y el aumento de la competencia. Por un lado el turista es cada vez más exigente, más autónomo y más autosuficiente, por otro cada vez hay más webs que venden de viajes de una forma u otra.

Por ejemplo hoy en día, a una agencia especialista en deportes de agua no le vale con intentar posicionarse en como “Turismo deportivo”, o en “turismo de aventura”. Tienen que apostar por diseñar productos más concretos tales como “turismo de canoa”, o de “turismo de kayak” o “turismo de rafting” y poder aparecer así en las primeras páginas de resultados de búsqueda de deportes de aventura y agua en una zona geográfica de terminada.

Cuando se trata de configurar la oferta de turismo de ocio, la pregunta que surge es ¿Qué combinación de productos satisface las expectativas del grupo objetivo? A la hora de diseñar los paquetes se ha de cumplir idealmente con la siguiente serie de condiciones:

- Ser aplicable a diferentes destinos turísticos

- Atraer a una demanda mínima garantizada

- Disponer de varias actividades

- Estar formada de la combinación de productos y servicios que sean tendencia

- Y en definitiva, representar el conjunto adecuado de producto para el grupo objetivo específico

Visto por encima, puede parecer una tarea de chinos, dada la competencia feroz existente. Y sobretodo parece una tarea ingente dado que si se tiene éxito, aparecerán réplicas de tu paquete en las webs de la competencia muy rápidamente y esto hará que el proceso de creación de nuevos paquetes nunca termine

¿Cómo entonces conseguir tener los paquetes turísticos más duraderos, rompedores, y exitosos del mercado?

De la paquetización fija al paquete dimámico

Actualmente los destinos se están reinventando para ofrecer nuevos tipos de turismo tales como el turismo de la salud o el turismo gastronómico. En el primer caso por ejemplo su ritmo de crecimiento es del 65%.

Pero hay algunos “tipos de turismo” que por sí solos puede que no sean suficientes como para definir un producto exitoso, pero sin embargo pueden encajar muy bien como oferta complementaria dentro de otros tipos de turismo. La combinación de varios tipos de productos turísticos en una región, puede ser una oferta mucho más atractiva que el paquete tradicional.

Para ser capaz de definir una oferta diferenciadora, es fundamental dar con el perfil del turista. No es lo mismo un grupo de turismo cultural pasivo, que desea degustar los productos típicos de la zona e ir de compras, que otro grupo de inquietudes culturales también pero que está dispuesto a patearse el lugar e incluso apuntarse a cursos de artesanía. El último grupo tiene sin duda un perfil más dinámico y a ambos les encaja actividades “culturales” totalmente diferentes.

En turismo ya no vale el “café para todos”. Tener una oferta diferenciadora pasa por ser capaz de ofrecer una oferta personalizada tan adecuada al cliente, que éste tome la decisión final de compra no solamente por razones de precio, sino porque le encaja como un guante.

Para ello todas las técnicas que permitan conocer al usuario y permitirle la personalización a la carta deberían de desarrollase, y sobretodo aquellas que te permitan ofrecer ese paquete dinámico en tiempo real, de forma que se aproveche la ventana de oportunidad que el usuario te está ofreciendo en el momento en el que accede a la página de tu agencia.

El paquete dinámico inteligente

En el diseño de paquetes dinámicos también se puede conllevar estrategias de precio que resulten interesantes para la agencia; que sea dinámico no significa que no se tengan que mostrar el precio individualizado de cada producto contenido en el mismo. Implementar un paquete dinámico inteligente en la industria del ocio y turismo significa:

- Que dependiendo del usuario se muestra una combinación de actividades y productos adaptada a su perfil

- Que permite al usuario seleccionar, agregar, quitar parte del paquete que no le interesa y por ello empoderar al consumidor y permitirle opinar.

- Y todo se hace en mínimo conjunto de clicks que sea posible

Conclusión

mygosun te puede ayudar a implementar el concepto de paquete dinámico en tu web, como una estrategia de “bundling” innovadora. Llámanos y te contamos cómo.

[1] Bundle es Lote, To bundle siginifica “empaquetar” es una técnica de marketing que permite ofrecer varios productos a la venta como un producto combinado.


Originally published at mygosun.com on September 29, 2015.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.