el diego brasileiro

He llegado a la conclusión de que el ser humano no ha extinguido aún por simple casualidad. La última prueba de ello, y casi definitiva, se me apareció este mes. Y digo apareció porque hace unas cuatro semanas me llegó un email de Netflix diciéndome que mi cuenta se había creado correctamente y me invitaban a ver una serie de películas realmente lamentables. Alguien, un diego brasileño con muy pocas luces, había decidido abrir una cuenta en esa plataforma de streaming, introducir su nombre, el número de su tarjeta de crédito y mi dirección de correo electrónico. Si, exacto, dio toda la información de su tarjeta de crédito y luego escribió una cuenta de correo que no controlaba. Lo dicho, un puto genio.

Como siempre que me llega un email dándome de alta en algún servicio, entré en la web y estaba a punto de darme de baja cuando se me iluminó la bombilla (hoy va de iluminados…). ¿Por qué no iba a disfrutar de un regalo? Porque lo vi así, como un regalo de un diego brasileño que, a través de la distancia, me había hecho llegar un presente. Así que no, no borré la cuenta, sólo cambié la contraseña, anulé todos los dispositivos anteriores (los del brasileiro) y me dispuse a pasar lo que quedaba del mes disfrutando de mi regalo.

Y si, el servicio es fantástico, las series son estupendas y The Crown una maravilla. La única pega es que en la semana escasa que disfrutó mi tocayo le dio tiempo a ver una docena de películas lamentables que enturbiaron las recomendaciones de la web.

Al final le ha vuelto la cordura y ha bloqueado los cargos de Netflix (me pregunto qué le habrá hecho dar el paso…) y Netflix me ha cortado el grifo. Una pena. En fin, volveré a tirar del torrent ver la tele, como hacía hasta ahora y esperaré anhelante a que otro diego, de cualquier parte del mundo, se decida a hacerme un regalo de algo que realmente me guste. Porque los llaveros con publicidad, la verdad, ya no tienen encanto.


Originally published at El sueño del mono loco.