Siete pasos para lograr una Unidad Scout con buen comportamiento y cooperativa


1. Conoce a tus Scouts

Los niños y los jóvenes no son adultos pequeños. La infancia se trata sobre crecer. Los Scouts lo pueden hacer a través de una serie de pasos que son útiles para construir confianza en sí mismos. Los Scouts deben involucrarse y sentirse parte de su patrulla y Unidad, participando en sus actividades y contribuyendo a través de los Consejos y Asambleas. El Movimiento Scout no requiere del mismo nivel de disciplina que las escuelas necesitan imponer.

Recuerda que vienen a los scouts a disfrutar; que esto es parte de su tiempo libre, por lo cual el Movimiento capacita y alienta, en lugar de restringir y impedir. Una parte del Método Scout hace que jóvenes trabajen en asociación con los adultos. Asegúrate de encontrar el tiempo a través de los muchos eventos y actividades que da el calendario scout para conocer a todos tus Scouts de forma individual. Esto tendrá un buen efecto a largo plazo sobre el comportamiento dentro de la Unidad.

2. Elogiar y reconocer

Los jóvenes son muy competitivos. El sistema de patrulla con su liderazgo de compañeros se presta muy fácilmente a la competencia, donde se premia a la primera o a la mejor. La primer patrulla que termina y está lista para nuevas instrucciones, la más inteligente, la más tranquila, todas pueden ser elogiadas y premiadas con puntos. Los Scouts mismos querrán ganar, o pasar rápidamente al siguiente elemento del programa de la reunión. Siempre que disponga de la cooperación de los Guías de Patrulla encontrarás que la Unidad se auto-regula. No se tolerará hablar en exceso o a aquellos que retrasan la reunión. El sistema de puntos se puede ejecutar sólo por la reunión, el mes o un Ciclo. Los sistemas deben ser justos, abiertos y no abusar de ellos. Aunque tentador, es en general mejor otorgar puntos por hacerlo bien que deducir por un pobre comportamiento.

Utiliza cualquier sistema de puntos con sensibilidad. Los Scouts más viejos no responden exactamente con el mismo entusiasmo que un niño de 11 años y un Guía de Patrulla puede responder mejor por el simple hecho de haber recibido una palabra de elogio cuando ha hecho algo bien. Si no quieres abusar del sistema de puntos en cada reunión, utilízalo sólo ocasionalmente y realiza un encuentro competitivo sólo de vez en cuando.

3. Establecer una buena rutina

La rutina es importante en una reunión de la Unidad, pero eso no quiere decir que el programa no pueda ser flexible. Las reuniones de la Unidad deben comenzar y terminar normalmente al mismo tiempo todas las semanas (después de todo los padres tienen que, en primer lugar, establecer una rutina para llevar a sus Scouts a la reunión). La rutina necesita extenderse a la ceremonia de apertura, la pausa de la bandera y la reflexión y tal vez una rápida inspección. Todo esto es parte de lo que hace diferente al Movimiento Scout de cualquier otra parte de sus vidas. Llamar a toda la Unidad junta, lista para para responder a un llamado, ayuda a construir pertenencia y a sentirse orgullosos de manera individual y colectivamente.

4. Establecer los límites

Los jóvenes necesitan saber que hay límites a su comportamiento. Necesitan saber lo que es aceptable y lo que no lo es. Tenemos la Ley y la Promesa Scout y los Educadores scouts las necesitan para recordar a sus Scouts cuando alguna de ellas no es respetada. Muchas Unidades ahora han armado un código de conducta (ver página 7). Esta es una declaración de lo que es la conducta aceptable para ambos: los Scouts y sus Educadores. Es muy importante que esto sea algo que no fue impuesto a la Unidad, pero sí discutido y acordado mutuamente. En general los Scouts no encuentran demasiada dificultad para acordar cómo deben comportarse. Lo que quieren es seguir el programa de la reunión o disfrutar el juego lo más que puedan. Saben que cuando les lleva demasiado tiempo resolver porque están demasiado ocupados charlando se retrasa el proceso.

Llegar a un acuerdo sobre el uniforme, si es que es también parte del código, puede requerir un manejo bastante más delicado de los Educadores. Todas las Unidades necesitan unas cuantas reglas sencillas pero sea realista en cuanto a la cantidad que realmente necesita. Es importante que todos cumplan las reglas una vez acordadas. No hagas excepciones. Si lo haces, deja de ser una regla acordada por la mayoría.

5. Disciplina

Una Unidad requerirá disciplina si los límites acordados van a ser respetados. Solo se necesita un control firme y justo. A veces sólo será necesario un tono de autoridad en la voz . Cuando los jóvenes se divierten en grupo pueden fácilmente descontrolarse y pasarse de “la raya”.

Algunas Unidades utilizan una tarjeta amarilla o roja y la mayoría de los Scouts sabrán inmediatamente lo que significa que se les muestre una de ellas. Otras Unidades pueden deducir puntos (que penalizan a toda la patrulla), o sacar al Scout de la situación conflictiva que sirva para enfriar (algo así como un “tiempo fuera” que le permita luego volver). Algunas Unidades tienen un pequeño libro de comportamiento inaceptable y un Scout que ha cruzado el límite tendrá el “crimen” registrado en el libro con la debida ceremonia.

Asegúrate de que esto no tome el estado de un sanción criminal con las restricciones que esto trae. Se podría implementar un sistema por el cual, si su nombre aparece tres veces en el libro, van a ser suspendidos o a perder una actividad en particular. Buen comportamiento u otras contribuciones positivas pueden igualmente eliminar un nombre del libro.

Si el comportamiento continúa cruzando los límites será necesario hacer contacto con los padres o los responsables del Scout. Puede haber otras razones detrás de la mala conducta. Cuando se comprenden harán que sea más fácil de manejar, o requerirán un enfoque totalmente diferente.

6. Asegúrate de que sepan por qué

Para los Scouts la razón del buen comportamiento debería ser obvia. Habrá sido discutida cuando se acordó (o renovó) el Código de Conducta. Sin embargo si un Scout no se comporta adecuadamente explicale a él o ella de nuevo por qué el comportamiento es inaceptable y que se espera algo mejor de ellos. Trata de evitar ser demasiado confrontativo pero igualmente el comportamiento desafiante precisa ser enfrentado. Si se cruzan los límites y no hay respuesta por parte de los Educadores se verá a continuación que el límite se ha movido.

7. Usted es el Educador

Siempre recuerde que estás a cargo y sos el responsable. Por lo tanto, mantén la calma y no te pongas nervioso. Evita gritos histéricos, aunque el aumento de su voz y mirar en distintas direcciones puede tener rápidamente el efecto deseado. Recuerda: a veces hablar más tranquilo, en lugar de más fuerte, puede ser muy eficaz, ya que hace que los demás callarse para que puedan oír lo que está diciendo. Haz de pedir atención una práctica regular. Esto requiere de que los demás en el lugar hagan como usted. De esta manera todo el mundo estará de pie en silencio esperando escuchar lo que tienes que decir.


Este texto, “Seven steps to running a well-behaved and co-operative troop” (página 32), es parte de “Troop essentials: a Guide for running a successful scout troop” de The Scout Association.

Agradezco a Gustavo De Mattey por sus valiosos aportes en la traducción.

El original no se encontraba en Internet. Aquí lo he transcripto

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.