Pues no, yo no soy ETA

ETA es quien disponiendo del poder y los medios para elevar a un equipo, a una empresa, a unos clientes y a una profesión decide emplear ese poder y esos medios para obtener alguna clase de oscura satisfacción jodiéndole la vida a su equipo, a su empresa, a sus usuarios, a la profesión.

ETA es quien lleva a sus subordinados a sufrir, a odiar su trabajo, a ser infelices, a no crecer como personas y como profesionales.

ETA es quien dispone de los medios de una empresa para su beneficio, en contra de los intereses de accionistas y clientes.

ETA es quien se siente intocable, por encima de la justicia, de la ley o simplemente de la vergüenza.

ETA es quien maquina y acuerda de forma secreta e interesada para alterar el precio de las cosas o los salarios.

ETA es quien empobrece el crecimiento de una actividad a todas luces estratégica como el diseño y los canales digitales.

ETA es quien busca el poder y los beneficios de un cargo pero no acepta las responsabilidades que conlleva.

ETA es quien estudia, aprende y utiliza los patrones de comportamiento de usuario no para ayudarle o convencerle de algo, sino directamente para engañarlo y aprovecharse de el.

ETA es quien siempre tiene una cita o un ejemplo brillante a mano, pero nunca recuerda citar la fuente.

ETA es quien esta dispuesto a destrozar la carrera y los años de trabajo de otro para obtener un ascenso o un contrato.

ETA es quien cose trajes del emperador desnudo (1) en forma de proyectos o cursos.

ETA es quien utiliza el nombre y prestigio de otros en su propio beneficio.

Hace 16 años decidí que sería nachogil en toda red social o medio donde me moviese, digital o analógico, de manera que decir lo que pienso me ha llevado a ser quien soy y a estar donde estoy. Decir lo que pienso, y trabajar mucho, decir lo que pienso e intentar estar siempre rodeado de las mejores personas y profesionales, y pardiez que al menos esto último lo he logrado casi siempre.

Estoy ya más que habituado a tener que escuchar consejos del tipo “Si dices eso o aquello mucha gente no querrá trabajar contigo” ¿Queréis saber la verdad respecto a eso? Que por eso lo hago, porque es mejor no trabajar con alguna gente, con los mediocres, los templa gaitas, los malvados, aquello que aceptan que la información es poder, que vales más por lo que callas que por lo que dices, alimentando el peor de los monstruos, la desconfianza, el miedo, los logros basados en adulaciones y no en resultados.

Entrar en el juego de lo políticamente correcto solo favorece a los mediocres, a los melifluos, a quienes hacen su carrera con cuchicheos de rellano y no a quien se deja la espalda inclinado sobre un monitor, un libro, o un taco de post-its.


Agradecimientos: A @torresburriel, que me ha dado pie.


(1) Esto siempre ha sido algo muy español:

El traje nuevo del emperador
“… La versión de Andersen está basada en una historia española recopilada por el infante Don Juan Manuel en el El conde Lucanor (historia o exemplo XXXII), un libro de exempla o cuentos moralizantes escrito entre 1330 y 1335…“

Wikipedia