¿Te acuerdas de él?

A veces pasa que, a los pocos segundos de estar pensando en algo, se te olvida. Algunas veces eres capaz de reconectar tus pensamientos y recuperarlo. Otras veces este esfuerzo es en vano y otras simplemente no era tan importante.

Esto no pasa solo a nivel individual, sino a escala global. ¿Te acuerdas de la indignación? ¿De la rabia? ¿De la injusticia y el dolor? ¿Te acuerdas de él?

Un niño muerto en una playa. Como muchos otros, pero le ha tocado a él la fortuna o la desgracia de verse transformado en icono del dolor de muchos y símbolo de la lucha de aquellos que lo sienten como propio.

Retrocediendo incluso más, hablaríamos de alguna explosión nuclear, algún desastre natural, otra guerra o un ataque terrorista. Ejemplos ha habido muchos, y más que quedan por venir. Como la app de moda de turno, pasan una tras otra, llegando la siguiente y olvidándonos de la anterior.

El problema es que ya se ha vuelto normal. Casi los podemos esperar, aventurando cuál será la próxima desgracia por la que el ser humano se indignará y pedirá ayuda para el débil sin dejar de ser el fuerte. Y cuando sacie esa sed de lo correcto, pasados los segundos de rigor, escapará de su mente y se dispondrá a otra cosa. Porque a veces pasa. Quién sabe, quizá no era tan importante.

¿Te acuerdas de él? Yo no.

PD: Y no te olvides de Haití.