Rodeate de gente así…

Gente con sueños, metas, deseos. Que se imagine futuros, planes y destinos, y luche por conseguirlos! Que le ponga garra, empeño, corazón y lágrimas a cada día, a cada momento, que la historia se escribe trazo a trazo.

Que no le alcance el tiempo para todo lo que quiera hacer: libros por leer, música por escuchar, películas por ver… y que aprenda a ser feliz igual, en ese mar infinito e inabarcable de sabiduría universal.

Que tenga una lista interminable de proyectos pendientes, y agregue continuamente más que los que va tachando…que quiera pintar la casa, aprender guitarra, ir a circo o estudiar francés, sin saber cuándo ni cómo será posible todo eso.


Gente que haga cosas! Actividades, cursos, talleres, deportes, no importa qué, pero que se mueva, que aprenda, que crezca…que tenga curiosidad, que quiera saber cada día un poquito más, que pregunte, que tenga ideas locas y se anime a concretarlas…que de ver cuerdos y aburridos ya estamos cansados.

Que ame viajar… (y lo haga cada vez que pueda!). Nada te abre más la cabeza y te empatiza más con “la humanidad” que conocer otros países, realidades, culturas, tradiciones…

“Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”. — Mark Twain.

Que haga deportes, que salga a pasear, que vaya al teatro, que se junte con amigos, que aún cuando llegue destruída a su casa después de un laaargo día, lo haga con una sonrisa de oreja a oreja sabiendo que valió la pena.


Gente que te motive a alcanzar tu mejor versión, tu mejor “yo”, que sepa cuando estás para más y no tenga miedo en decirlo. Que te aliente, te felicite, se alegre por vos…y también te critique, te putee y te baje de un hondazo cuando haga falta, que así también se aprende.

Que no tema decirte las cosas de frente, aún a riesgo de lastimarte. Que sabe que lo hace por tu bien, que a la larga se lo agradecerás, y que más vale un amigo honesto que te cante la “posta” que cinco falsos que te endulcen el oído.

Que se la juegue, que no tema arriesgarse por lo que siente, que sepa que esta vida es una sóla y está para vivirla, y que el mundo le corresponde a los valientes que se le atreven. Que se la juegue: por un laburo, una relación, una amistad, lo que fuera, que ponga lo que haya que poner y vaya hasta el final, siempre sabiendo que si falla, falló dejando todo, sin reproches ni medias tintas. Que más vale fallar mil veces que morir sin intentarlo.


Rodeate de gente así, haceme caso…y pintarán de colores hasta tus días más grises.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Nahuel Oyhanarte’s story.