Los que nos creemos el cuento

En este tiempo que llevo trabajando en empresas relacionadas a la comunicación, fui armando una idea de cómo piensan las organizaciones que generan el contenido que consumimos a diario, cómo piensan esas personas que terminan dando voz al país. Y si bien casi siempre me llevo sorpresas muy esperanzadoras, a veces termino en esas conversaciones que te generan un ligeeero malestar digno de esta reflexión: Haciendo un cálculo mental podría decir que unas 20 veces, más o menos en un año, escuché la frase "pero eso es humo, es un cuento" refiriéndose a campañas o eventos con un fin social. Obvio, siempre en reuniones distendidas o algún que otro after. Y lo aclaro solo para dar contexto.

Me suelo quedar callado en el momento, capaz porque en serio soy medio rompe bola invitando a sumarse a causas sociales hasta cuando un amigo se está abriendo una birra después de jugar al fútbol, pero cada vez que escucho esta expresión, cuyo fin es, creo, bajarte de tu nube de positivismo y sentarte en algún tipo de realidad, el efecto que me causa es totalmente el contrario.

En este último tiempo fui parte de algunas actividades dignas del "cuento": Participé de la colecta y construcciones corporativas de Techo, aporté a Amnistía Internacional, fui un domingo al hogar de ancianas a hacerles compañía y darles de comer, me cambié de laburo a uno con fines sociales, y por sobre todo, me esforcé por generar contenido que aporte algo que yo creia bueno en todas las marcas con las que trabajé hasta ahora. Y aunque es dificil medir el impacto de estas acciones, las haría de nuevo. Es inexplicable la sensación de trabajar al lado de tipos y tipas que están podridos de vivir en un país con personas a las que les falta todo. Porque a ellos les pica la realidad, NOS pica, y ya no miramos al costado cuando vemos que algo malo pasa.

En fin, puede ser humo, una moda o una tendencia, y si es así, entonces esta tendencia es lo mejor que nos pudo haber pasado. Para mi hoy trabajar/estudiar y ayudar al resto es matar dos pájaros de un tiro.

Yo me creo el cuento.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.