Alma de startup.

Iban a otra velocidad.
Sus skills estaban infravalorados por la media.
Sus mayores assets eran las curvas de aprendizaje.
Dependían del talento, del contexto y de la suerte.
Su panorama era nefasto pero no esperaban milagros.
Confiaban tanto en dios como en ellos mismos.
Realmente creían en sus ideales y sus acciones.
Y sabían que se venían tiempos divertidos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated MY FIRST EARTHQUAKE’s story.