Coleccionando exilios.

Historias que tienden a ser leyendas.
Y no llegan a conclusiones concretas.
Lugares épicos de nuestros encuentros.
Momentos para abandonar para siempre.
Te conocí y te reconocí y te sonreí fuerte.
Eras la de las tormentas de mi memoria.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated MY FIRST EARTHQUAKE’s story.