El antihéroe no deja de ser un héroe.

Protagonistas antagónicos.
Incomprendidos de este mundo.
No comparten la ética convencional.
Ni buscan el reconocimiento personal.
Manejan su propia filosofía y códigos. 
Perciben muy diferente a la armonía.
Son contestatarios ante el presente.
Son desconfiados ante el futuro.
Sufren constantes tensiones emocionales derivadas del pasado.
Posiblemente son la consecuencia contra la desesperanza.
No todos están preparados para ser héroes clásicos.
Pero nadie está exento de ser un antihéroe.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated MY FIRST EARTHQUAKE’s story.