El porvenir está plagado de jardines imperfectos.

El secreto de los cambios es la velocidad. 
Es por eso que no son inestables.
Todos somos fuertes y/o débiles, casi por definición. 
Pero todo depende de cómo se den los hechos.
En mi caso, sigo sangrando por los disciplinamientos despiadados de una alternancia violenta.
Creo que ya debería conocer las limitaciones y/o respetarlas.
Pero como un necio soy, vuelvo a empezar una vez más.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated MY FIRST EARTHQUAKE’s story.