La cruda lección que aprendí.

La psicología Freudiana dice que solamente se esta satisfecho cuando se esta en el vientre materno.
Y, cuando el bebé nace, empiezan sus problemas, por ende, llora.
Toda la vida es (en si misma) una búsqueda constante de ese estado de realización y satisfacción total.
La realidad dice que es técnicamente imposible llegar a esos niveles de felicidad.
Por más que se esté en una super playa, con un abacaxi en la mano y dos garotas nórdicas. 
Osea, posta que va enserio, y no nos salva ni el mejor retiro espiritual en Maiamee.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.