Late el porvenir.

El acto de hacer sentir es una paradoja en sí misma.
Por el hecho que sentimientos son espontáneos e irrespetuosos.
Pero, si la suerte te acompaña, serás feliz.
Y cuando los otros te miren, también serán felices.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated MY FIRST EARTHQUAKE’s story.