Nuestra primera rebeldía.

No puedo ocultar que me brillan los ojos.
La inmediatez de lo aleatorio me ataco por sorpresa.
En un instante recordé parte de lo que pasamos.
De cuando nos despertamos en la playa.
Un abrazo al pasar en el ascensor. 
Las poesías en el tren de larga distancia.
De cuando me curaste con la receta casera.
Indudablemente, te quiero.

Like what you read? Give MY FIRST EARTHQUAKE a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.