No quieras más de lo que necesites.

Y como hacemos para encontrarnos entre tantos?
Sugiero que nos encontremos donde nos podamos encontrar.
En alguno de esos puntos de concurrencia, donde el alma siempre vuelve a pasar.
Lo más probable es que caigamos en una alternancia intermitente de infiernos y de paraísos.
Pero solamente con suspiros no seremos salvados.