Fue una obra nuestra existencia.

Hoy te veía distinta y no me daba cuenta por qué.
Andando por tierras lejanas me di cuenta que todo recién está empezando.
Siempre me acuerdo de nuestras aventuras en la ciudad capital que nos vio crecer.
Esa subcultura tremendamente creativa es, directa o indirecta, la esencia de lo que fuimos.
En ella nos abstraíamos de un mundo aberrantemente empalagoso, y salíamos favorecidos de ello.
Me es difícil de escribir esto que intento decir, pero siento que hoy es siempre todavía.
Gracias por haberme dado un tiempo y un espacio en tu vida para compartir tantas locuras.
No te das una idea de lo lindo que fue tenerte de vecina.

Like what you read? Give MY FIRST EARTHQUAKE a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.