Riqueza casera.

todavía
me acuerdo
nuestros
excesos 
de wasabi
tan zarpados
reflejándose
entre
lagrimas
ardientes
de simpatía