Su sombra perforo mi oscuridad.

Enfrentamos nuestros miedos y enfrentamos juntos a los “no puedo”.
Acto seguido, ese mundo que era pequeño, claro, y nos pertenecia, se quebro.
Por esas cosas raras de la vida nos habia tocado ser los antiheroes de la distopia.
Siendo ella quien pertenecia a un frente de poetas experimentales convocados para enfrentar el dolor del vacío postmoderno.
Y yo, que los veia como locxs que hacian poesia con la intencion de transformar realidades, quede obnubilado con la verdad.