No se como perdonar a mi padre.

Tal vez es él, el que debería perdonarme a mi. Por ser una malagradecida…

Por que cuando llega ni si quiera lo miró para decirle hola, por que cuando intenta contarme algo solo asiento con la cabeza como si lo escuchara, por que cuando me pregunta como estoy no digo mas que monosílabos para que ya no pregunte. -Y escribo con nudos amargando mi garganta, escribo con dolor y con rencor, con vacío en el pecho, con vergüenza, con enojo-

Es difícil de explicar incluso cuando me escucho decirlo parece tonto. Y soy tan parecida a el o es solo que intento convencerme de que lo soy. A veces me pregunto si el tiene esa lucha consigo mismo como la tengo yo, y aun más por que no se acerca y pone las cartas sobre la mesa y me reclama lo nefasta que he sido en realidad. Pero soy yo la a cobarde que no lo enfrenta, por que en realidad no sabe como hacerlo. Y entonces no me entiendo a mi misma. — Y lloro-

Y me pongo en contra suya como si fuera mi enemigo y me convenzo de que en realidad no me importa, como si fuera una persona más en el mundo. Y el esta ahí sonriendo y mirándome con esa cara profunda e inocente que me recuerda a mi misma. Y cuando me acerco para pedir perdón… El es otra persona, alguien que me asusta, y mi cabeza se llena de recuerdos y de miedo de la infancia, de gritos de cristales rompiéndose, de mi madre desmayandose, de mi hermano y su llanto. Recuerdo un café en la mesa de la sala y palabras vacías que me rompen, y el acelerador del carro llevándonos arriba de 100 k/h — y mientras escribo cierro los ojos para no recordar su “ira”- ¿Y donde estoy yo? Miró el cuarto, la sala, la escalera, miró a la niña de ojos tan claros como los de él que ahora llora todo el tiempo por una tristeza que le envenena la mente.

No soy un desconocido. Me dijo, me gritó. Solo pude sonreír con sinismo para no romper en llanto, por que yo solo se llorar y burlarme con dolor, por que cuando imagino su muerte me quema el alma no poder ser la maravillosa hija que de verdad lo ama y lo ve como su héroe.

No se como escribir y lamento no explicar lo suficiente.. pero no puedo.

No conozco a mi padre. Pero tengo la esperanza de que sea la persona que pueda perdonarme.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Nancy Sav’s story.