Inspiración o Memoria Muscular.

Esa carreta de las musas, la paloma blanca que se posa en el escritorio, la luz que baja del cielo, y se posa en tu frente, o cómo otros le llaman “inspiración” es más ficción que Star Wars y Matrix juntas, lo que he pensado últimamente con aquel guión que he que escribir (que realmente no he empezado) y he descubierto el agua tibia al saber que la inspiración no existe, al menos en mi caso…pero déjeme decirle que si ústed es de los que cree en la inspiración, ni estoy de acuerdo con su opinión ni la respeto; Lo único palpable, tangible, es el trabajo puro y duro, más que todo duro porque si busca ser bueno en algo por supuesto primero está la práctica, el ejercicio, la repetición extrema, la búsqueda eterna, la curiosidad agresiva, los dedos sobre el teclado, la guitarra, el piano, el manubrio, las pesas, la cámara, el fusil, y un eterno etc.

El comodísimo Macbook Air por el que estás ahorrando para escribir aquella magnífica obra no va a llegar, los grandes temas no existen, existen temas sencillos contadas de manera grandiosa…y claro eso requiere entrenamiento.

Sí, sólo existe el trabajo, no creo que ninguna mente brillante le salga una obra maestra de la nada, algunos citarán grandes obras de literatura, o grandes canciones de rock, y he de decirles que no…la inspiración no existe, aquella maravillosa obra que se hizo y se creo en las situaciones y lugares más raros es nada más y nada menos que trabajo acumulado, digamos algo cómo memoria muscular.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.