El no sótano de las asociaciones

Las Asociaciones de estudiantes se quedan sin espacio exclusivo en la universidad, de momento. Hasta ahora, las más de treinta asociaciones de la UC3M se han albergado en los sótanos del edificio 16, bajo de la cafetería de la facultad de Humanidades, Comunicación y Documentación. A pesar de que los espacios no eran del agrado de las asociaciones por la situación de invisibilidad que les generaban, poseían un sitio donde guardar material y realizar reuniones sin necesidad de reservar aula. Compartían espacio con otras asociaciones y eran totalmente desconocidas a gran parte del alumnado universitario.

En torno al jueves 21 de abril, Gerencia comunicó al Programa de Asociaciones de Estudiantes, dependiente de Espacio Estudiantes, que las agrupaciones estudiantiles deberán abandonar los despachos del edificio 16 antes del 4 de mayo. El Programa organizó una breve reunión informativa el lunes 25, con todas las Asociaciones convocadas, para transmitir la situación actual a los alumnos implicados. La universidad había planeado realizar obras de adecuación del espacio sin aviso ni consentimiento de las Asociaciones. A partir del año que viene, las agrupaciones estudiantiles ya no dispondrán de este espacio, que ocupará el Aula de las Artes (encargada de llevar a cabo cursos de teatro, danza y otras artes escénicas). Hasta ahora estas actividades se habían desarrollado en las aulas del edificio 18, comunicado con la biblioteca. Pero los planes de la universidad de convertir estas aulas en el Centro de Postgrado han obligado a desplazar estas actividades culturales a un espacio alternativo (y definitivo), que serán las nuevas aulas del sótano que ahora ocupan las Asociaciones.

“Para Espacio Estudiantes las asociaciones son un elemento primordial para la universidad. Percepción que, parece, no compartimos con departamentos superiores”, comenta una de las responsables del Programa de Asociaciones en la reunión informativa convocada el lunes pasado.

¿Dónde se establecerán las asociaciones?

Gerencia ha ofrecido a las agrupaciones estudiantiles la asignación de dos aulas en el edificio 11 para que, temporalmente, se guarden muebles y pertenencias de todas las Asociaciones. Estas aulas tienen una capacidad de veinte personas cada una. Teniendo en cuenta que en la universidad existen más de treinta asociaciones, el espacio puede resultar insuficiente. Más allá de esta solución temporal, los alumnos no han recibido una respuesta definitiva. A la Delegación de Estudiantes, en reunión previa, se le ofrecieron varias alternativas que no fueron satisfactorias. Una opción que supondría la reducción de aforo en uno de estos espacios es la primera planta de la cafetería de los servicios de comedor. Otra de las opciones que se planteó en dicha reunión fue el traslado a más aulas del edificio 11, que es donde se ubican los actuales postgrados que se trasladarán al edificio 18 el año que viene. Ambas propuestas se comentaron de forma ligera e informal.

No se descartan protestas y reivindicaciones por parte de los alumnos implicados si este asunto no se soluciona antes de acabar el curso y empezar la temporada de exámenes. Si esto se diera, la gestión del problema se complicaría debido a la ausencia de clases y al inicio de la época de estudios.

El jueves 28 de abril se convocó nueva reunión en la que estarían presentes la Comisión de Asociaciones, la Vicerrectora de Comunicación y Cultura y el Programa de Asociaciones para intentar poner una solución a esta situación de incertidumbre. Los representantes de las asociaciones hicieron hincapié en el descontento generalizado de estas por la forma en la que las autoridades universitarias han llevado a cabo el proceso de reubicación sin haberlas hecho partícipes en ningún momento de las decisiones que se han ido tomando al respecto. Recordemos que ésta ha sido la primera reunión en la que los representantes de las agrupaciones estudiantiles han sido involucrados.

Tras dicha reunión se aclararon algunos asuntos, como que sí que habrá reubicación de las asociaciones, sin espacio definitivo aún (tema que quedaba en duda después de que las autoridades universitarias dieran la espalda de tal manera a las asociaciones). A raíz del descontento de los alumnos, aparentemente se ha retrasado el traslado del material, quedándose en el aire las fechas programadas para el desalojamiento del sótano (3 y 4 de mayo). Desde la Comisión de Asociaciones se le hizo llegar a la Vicerrectora diferentes cuestiones, como las fechas exactas del traslado, cómo se realizará la mudanza o qué aulas definitivas se usarán. Se ha defendido desde el principio que, antes de realizar ningún traslado, las asociaciones deben conocer cuál será su ubicación definitiva. Estas están convocadas de nuevo a otra reunión informativa para evaluar la evolución de todo este proceso el próximo miércoles 4 de mayo.

Desde La Dispensa, como asociación de estudiantes que somos, os iremos informando de cualquier avance (o retroceso) en las negociaciones de esta situación que no nos deja, ni mucho menos, satisfechos.


Originally published at www.ladispensarevista.es on April 30, 2016.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.