Vengo de …

Mi nombre aunque me encanta no es relevante ahora, mi edad menos, de donde soy no viene al caso; pero de donde vengo, eso es lo que quiero contar.

Vengo de un núcleo familiar disfuncional que se ama como si fuera perfecta pero que no soporta vivir en el mismo lugar; de una adolescencia llena de tropiezos vividos en soledad aunque rodeada de gente, que probablemente pasaba por algo similar.

Vengo de ese lugar en el que me sentía invisible, ese lugar que era mi zona segura donde solo yo sabía a que le temía, que odiaba y que amaba.

Vengo de ese secreto en el que amaba en silencio para evitar tristezas, vengo de ese momento en el que pensar es mejor que expresar, privarse de sentir por temor a ser lastimada.

Vengo de donde conoces personas plásticas y vacías que vomitan palabras crueles que aparentas no escuchar, pero que en el fondo de tu pecho golpean como un martillo. Vengo del irrespeto cotidiano que vives solo por ser diferente.

Vengo de las inseguridades que se convirtieron en seguridad y confianza, al darme cuenta quien soy realmente. Vengo de ese amor propio. De ahí vengo.

Vengo de donde conoces personas que a pesar del tiempo y los acontecimientos siguen ahí sin preguntar o reprochar, solo están ahí por vos, pero también vengo de las nuevas personas que se aventuran a mi lado.

Vengo de ese lugar infinito y único del universo, en el que conoces a una sola persona que cambia tu vida, que detiene tu mundo. Vengo de ese momento mágico y eterno en el que te atreves sin temor a decir “te amo” y el pasado se convierte en eso, pasado.

Vengo de donde una mirada, una caricia y un abrazo te hacen sentir viva y de donde esa persona hizo todo sin pedir nada a cambio. Vengo de esas palabras que dan fuerza y que empujan como a una hermosa mariposa a hacer metamorfosis para convertirme en la mujer que soy hoy. Vengo de ese respeto y admiración mutua.

Vengo de ese amor que enfrenta las dificultades y que escapa hábilmente de la rutina. Vengo de ese amor que viví, que vivo y que viviré hasta que se acabe, aunque con todo mi ser espero que nunca llegue a su final.

Vengo de todo eso y más, vengo de donde no me importa lo que piensen ni lo que pase, voy a seguir y solo miro hacia atrás para ver de donde vengo.

Like what you read? Give Natasha a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.