Al jardín, no a la misa

Some keep the Sabbath going to Church — 
I keep it, staying at Home — 
With a Bobolink for a Chorister — 
And an Orchard, for a Dome

El 15 se cumplieron 130 años de la muerte de Emily Dickinson. Un grupo de arqueólogos cavó, estudió y picó donde alguna vez estuvo su jardín y lo está reconstruyendo. Cada planta, cada árbol frutal, cada helecho. Ella fue una gran botánica. Ahora dicen que ahí, en medio de sus plantas, pueden encontrar también secretos de su poesía. 
Esta es una foto de su herbario, que puede verse completo en este link:

Like what you read? Give Natalia Gelós a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.