Encuentro con las redes sociales.

Mi primer encuentro con las redes sociales fue alrededor de los 13 años de edad cuando Facebook comenzó a tener éxito internacionalmente y pude encontrarme con mucha gente conocida pero de una forma diferente. Ciertamente, al ser la primera red social de tal nivel y función, te daba la sensación de estar más cerca de las personas.

Los primeros años de su uso fue muy positivo pues era moderado y divertido. Con forme fue ganando más popularidad, parecía algo serio, un deber. Como si mantenerte al tanto de todos y al mismo tiempo mantener a todos al tanto de tu vida fuera algo obligatorio y entonces fue perdiendo su encanto.

Creo que esto me lleva al siguiente punto, las redes sociales hoy en día han evolucionado a tal grado que presentan la ilusión que para ser relevante en la sociedad hay que tener una presencia grande en ellas. En lo personal, mientras más las utilizo siento menos paz y me siento menos conectada con migo misma y con los demás.

Por eso el uso que les doy hoy en día es muy diferente al de antes. Si noto que mi consumo de estos medios es más de lo que em gustaría, me hago un lado y lo dejo por unos cuantos días (tengo una especie de detox de redes sociales) y después de esto trato de utilizarlas en moderación y de no tomarmelas con tanta seriedad.

Para concluir creo que las redes sociales no son nada más que una herramienta y las debemos de tratar justamente como eso, una herramienta para conectarnos con nuestra realidad y no confundirla como la realidad misma en donde nos sumergimos muchas veces sin darnos cuenta.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.