El bebedero

Un buen bebedor sabe cuanta cerveza le cabe es lo que vi en un letrero rodeado de varias botellas de cerveza artesanal y me hizo preguntarme qué tan buena bebedora seré y hasta qué punto puedo dejar de probar y probar así que me estacione en la barra de madera de este local y mi saludo al barman fue el siguiente: -quiero salir de lo habitual y convertirme en una #beerlover por hoy total es #juevebes y se vale así que me dieron la bienvenida sirviéndome la primer maravilla de barril en un vaso y me dijeron prueba esta y me dices que te tal? Yo solo vi una bebida de color obscuro con un poco de espuma que me decía prueba y disfruta y que cosa tan deliciosa acto seguido me sirven un segundo vaso pero con una cerveza clara, ya en este punto el barman (me hubiera encantado saber su nombre porque ya es mi amigo) me comento que la gran diferencia aparte del color y el sabor era que con una podías enfiestarte más rápido que con la otra por la diferencia en los grados de alcohol y fue este el momento en el que ya había conocido el lado salvaje de las lagers en compañía de unos jabalís.

Mi aventura en el maravilloso mundo de las cervezas artesanales mexicanas apenas estaba empezando así que de Querétaro hice un viaje hasta Mexicali y en cosa de 15 minutos ya tenía en mis manos una #artesanialiquida con un toque de miel que me provocaba decirle Be my Honey y así fue, la verdad es que para este punto de la tarde-noche de jueves aparte de ser fan del barman que me trataba súper bien ya también era amiga de los chavos que estaban junto a mi probando y pidiendo cervezas, no cabe duda que se puede hacer una gran combinación entre los cerveceros, las nuevas personas que quieren conocer este mundo alternativo y quienes la sirven y te crean un gusto por algo nuevo y diferente.

Haciendo todo lo posible por no perder la cuenta (ya eran varios grados de alcohol para este punto) pedí mi último vaso de la noche esperando ser sorprendida por lo que iba a probar y así cerrar el jueves con broche de oro y fue como llego a mí un vaso con una cerveza clara que me emocionaba mucho porque era muy “dorada” y más que refrescante, me resistía a abandonar esa barra que fue tan amable y amigable conmigo y más cuando mis nuevos amigos me decían no te puedes ir sin seguir probando por lo que espero volver muy pronto, divertirme y seguir conociendo, si alguno de ustedes se anima ojala podamos vernos y así decir #somoscerveceros disfrutando de productos artesanales hechos en México.

Después de todo creo que cumplí mi objetivo principal con el que llegue a ese lugar y a partir de este día me considero una #beerlover que promete seguir buscando experiencias con nuevas compañías en cada aventura…

Twitter e Instagram @nataliushca

Like what you read? Give Natalia Castanedo a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.