Esperas.

En medio de todo revoltijo

las luces difusas de una mañana sin mar

En los poros de la helada piel

el vapor salió de mí

Mis huesos tiemblan, rastros de tí,

mis ojos buscan un lugar, no lo conozco.

Ligero, tan grande

rastreador de melodías que,

hace bailar ésta tristeza.

Velocidad que alimenta, despacito lleva

el mar espera, al par con los sueños rotos.

Los escombros que una vez construyeron,

fuertes cimientos del universo,

late un piano distante,

un cuaderno,

piel,

expectante.