El futuro no está llegando, ya está aquí

Como bien sabemos, la aparición del Internet y las nuevas tecnologías ha hecho que muchos aspectos sociales, culturales y económicos de la vida cambien. El campo de las comunicaciones se ha visto fuertemente influenciado por estos cambios, pues le obligan al comunicador o periodista a repensar la manera en como transmite la información.

Ya no basta con reunirla, ni redactarla. Ahora hay que convertir esos datos en visualizaciones cada vez mas completas e innovadoras. Hacer uso intensivo de las redes sociales y titular con trucos orientados para obligar al usuario a hacer clic. Y generar escenas informativas mediante técnicas de realidad virtual. Estas son unas de las múltiples modificaciones que se han visto en este campo en los últimos años, pero a lo largo de este ensayo mencionaremos algunas otras y profundizaremos las anteriormente mencionadas.

Comencemos por mencionar el periodismo transmediático, que consiste en una hibridación entre géneros y formatos, que suponen la interactividad entre los usuarios y los medios de comunicación. Por ejemplo, ya los diarios y la prensa escrita, no se limitan a publicar su edición en papel. Ahora, albergan blogs y tienen cuentas en redes sociales que les permiten transmitir la información en tiempo real y con un mayor alcance. Aquí, vemos como se pasa de un medio físico a uno virtual (que es en lo que consiste la transmedialidad).

Página en Facebook de The New York Times

Esta clase de periodismo, permite una mayor inmersión en la historia y aumenta la democratización de la información. Sin embargo, las posibilidades transmediáticas deben adaptarse y elegirse de acuerdo al tema y la naturaleza del reportaje y el propio periodista.

Ahora, ¿qué pensarías si te digo que puedo introducirte en un ambiente o comunidad, sin que estés ahí? me creerías? Pues bueno, mientras dejo que respondas a mi pregunta te voy a contar, que existe otra clase de periodismo que es el inmersivo. Aquí, el profesional reportea durante un tiempo determinado alguna situación, la experimenta en su propia piel y luego te la cuenta mediante equipos de realidad virtual que permiten la experimentación sensorial. En vez de leer una historia online, el usuario tiene que hacer algo para sentirla.

Así, el lector podrá llegar a sus propias conclusiones, no ya basándose solo en sus creencias y prejuicios, sino siendo un testigo más de lo acontecido.

Ser periodista requiere de mucha sagacidad y audacia, pues se nos es negado el acceso a muchos lugares y a mucha información. ¿Qué pensás que hacemos nosotros en este caso? Es por esta razón, que el dron de convirtió en una de las herramientas mas útiles a la hora de captar imágenes de enorme calidad desde lugares inaccesibles. El periodismo dron, permite que estas imágenes puedan ser usadas para completar investigaciones y ayudan a entender de manera mas clara un problema o conflicto. Además, muestran un ángulo desde el cual nunca habíamos apreciado los acontecimientos.

Aunque los drones permitan una gran accesibilidad, también han sido cuestionados por que atentan contra la privacidad o pueden ocasionar daños personales y materiales. Aún no se cuenta con una legislación en la materia, pero hay algunas universidades en el mundo en las que ya se imparte el periodismo con drones como asignatura.

Ya he hablado mucho sobre artefactos electrónicos y nuevas tecnologías. ¿Qué tal si nos centramos en… el cómic? ¡Sí, el cómic! Aunque nos parezca extraño, ha estado presente en nuestra vida desde los años treinta y surgió a causa de la Gran Depresión. A través de este, tanto artistas como periodistas han buscado tratar temas de no ficción, mezclándolo con los recursos narrativos del reportaje o la crónica.

Pero quien mejor puede resumir el talento de un reportero-periodista y dibujante es Joe Sacco. “Su método de trabajo supone investigación exhaustiva en gabinete y viajes a la zona de conflicto. Realiza entrevistas, tanto a los principales activistas políticos como a personas comunes que narran sus experiencias como testigos. Durante su estadía no escatima en vivir dentro de un asentamiento o un refugio, pasar la noche en casa de sus guías compartiendo las carencias y la hospitalidad, incluso sus riesgos cuando se adentra en zonas de conflicto o indaga en matanzas que la historia ha enterrado y que él se encarga de desenterrar (como le ocurrió en Notas a pie de Gaza). Luego recoge su información en cintas magnetofónicas, fotografías y libretas de notas. Ya en casa, ordena la información y contextualiza los hechos. Como cualquier periodista. Pero escribe. Dibuja. O mejor dicho: escribe y dibuja los hechos que ha vivido”. (El periodismo que contará el futuro, 2016)

El libro es una reconstrucción de los hechos: la masacre de civiles desarmados a sangre fría por parte de las fuerzas israelíes.

Aunque con este formato, la labor periodística se desvirtúa en materia de objetividad, ha transformado otros formatos como la entrevista y le entrega al lector, una manera diferente de apreciar los hechos.

Para mí, el periodismo es una forma de acercarse a la gente, de conocerla y de vivir a través de sus historias lo que ellas viven. Solo conociendo al otro, es que yo puedo entender el por qué de una situación o de un acontecimiento. El futuro ya está aquí y nos trajo herramientas maravillosas como el Internet, como los drones, como las redes sociales-que hacen más fácil ese acercamiento y que permiten que la información sea accesible para todos.

Sin embargo, el hecho de que cada vez sea más fácil transmitir información-nos plantea grandes desafíos. Y es que, debemos contribuir a crear una opinión pública al servicio de toda la sociedad. Además, de generar en cada lector o cada usuario un propio autocuestionamiento y reflexión, sobre qué es lo que está mal y qué es lo que hay hacer para cambiar el mundo. Gabo no se equivocaba, cuando decía que este es “el mejor oficio del mundo.”

Bibliografía