¿Cuál es la diferencia?

Cuando eramos niños y entramos a la etapa de 5 a 7 años aproximadamente nos pica el bicho de “¿ por qué esto o por qué aquello?”. Queremos saber todo, a como de lugar; creo que esa esa es la etapa donde más curiosos nos volvemos, por donde inocentemente queremos ser sabios.

Luego vamos creciendo y creemos que sabemos todo, que tenemos las respuesta a todo, milagrosamente nos volvemos “sabios”. Tu madre intenta explicarte algo y tu solo optas por decir “YA SÉ”.

Pero el mundo se va desarrollando de una manera muy rápida y las preguntas que tu hacías a los 5 años, no son las mismas que un niño de esa misma edad te va a preguntar hoy por hoy, y hasta probablemente tenga respuestas más sabias que tú teniendo la edad que tengas en ese momento.

El otro día un niño me pregunto: “¿Cuál es la diferencia entre querer y amar?”. Sinceramente no supe darle una respuesta inteligente, lo único que le dije fue: “es que un sentimiento tiene más peso que el otro”. Creo que eso es lo más cliché que decimos en momentos así.

Luego me puse a pensar que no todo en esta vida tienen una respuesta, una salida, simplemente debemos dejar sentir lo que queremos sentir o decir. Al final ambos sentimientos tarde o temprano se terminan. Todo en esta vida tiene un ciclo.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.