Los iPhone 8 y 8 Plus tienen sentido

Y puede que sean la compra inteligente.

Ha ocurrido una cosa con la presenteción de Apple:

Nadie ha hecho caso al mejor iPhone que han presentado.

Por un lado, los friquis de la tecnología nos hemos tirado de cabeza a ver qué trae y cómo es el iPhone X. ¿Cómo no íbamos a hacerlo? Sabemos de sobra cómo es el “6SSS”, lo que queremos es la novedad, la innovación y ver a la emoji mierda siguiendo tus gestos.

Por el otro, el resto del mundo, que ni sabía que se presentaban iPhone nuevos, se ha despertado con noticias y avisos de que Apple ha presentado el nuevo iPhone: El iPhone X. Y no es un error venderlo así, pues ha sido así como Apple lo ha vendido: El futuro de los smartphones.

Nadie hizo caso al iPhone 8. Podríamos incluso decir que su presentación fue aburrida. Y de profesionales y fans se ha escuchado que “podrían no haber presentado el 8”, y “que no se va a vender porque el iPhone X es mucho mejor”.

Este artículo lo podría escribir de dos maneras diferentes:

De una manera: El iPhone 8 es el siguiente al iPhone 7

La primera sería enfocándolo como la evolución lógica del 7. El iPhone 8, como todos los iPhone hasta este iPhone X, ha seguido una línea evolutiva clara. Mejorando siempre. Algunos años más enfocado a procesador, otros a cámara, otros a diseño, otros a pantalla, otros a almacenamiento, etc.

Y con esta idea en la mente, el iPhone 8 trae un procesador de vértigo y a su neural engine, más capacidad de base, una mejor pantalla con TrueTone (que cuando la añadieron al iPad todo eran alabanzas y ahora, el primer iPhone que la tiene, y a nadie le llama la atención), un flash para la cámara mejorado, grabación en 4K a 60fps y en 1080p hasta 240fps, bluetooth 5.0, nuevo NFC, más geolocalizadores como Galileo y QZSS, soporte para contenido Dolby Vision y HDR10,…

Éstas son solo las mejoras que trae respecto al iPhone 7. Y algunas, como la pantalla TrueTone y el 4K a 60fps, eran características muy demandas.

Además de todas estas mejoras, ha traído -como suele traer cada modelo de iPhone- alguna innovación. Algo que no tuviera ninguno de sus modelos anteriores. Muchas de esas innovaciones que traen algunos iPhone no son todo lo que esperábamos (como el 3Dtouch), pero otras suponen un antes y un después (como el TouchID).

En este caso creo que Apple ha traído algo que no olvidaremos. En concreto, dos cosas:

  • La carga “inalámbrica”. Sí, no es inalámbrica como tal, ni siquiera nos traen algo para cargarlo de esa manera. Hay que comprarlo. Pero, como dijo Apple en su presentación, es una tecnología que empezaremos a ver en restaurantes, aeropuertos, coches, etc. Y será algo diferenciador poder apoyar tu iPhone en la mesa de un restaurante, como haces siempre, y que tu iPhone se esté cargando.
  • La carga rápida. Apple no le ha dado mucho bombo ni platillo, pero la carga rápida (aunque haya que pasar por caja para usarla) es algo que le pedíamos a Apple desde hacía mucho. Ya casi es una norma en el resto de compañías. Pues el iPhone 8 ha sido el primer iPhone en incorporarla y yo me alegro de que los iPhone ya tengan esa compatibilidad.

Después de decirte todo lo que ha mejorado y añadido el iPhone 8 respecto al iPhone 7, siempre escucharás a alguno decir: “Pues por la carga inalámbrica no voy a cambiar mi iPhone 7”, o “¿A mi qué más dará que grabe en 4K a 60fps, si con mi iPhone que graba en 1080p ya me quedo sin espacio?”.

Esto se escucha siempre. Igual que todos los años escuchamos que el iPhone ahora lo venden más caro (y la gente se sorprende). Igual que todos los años escuchamos que Apple pone la mínima capacidad para que paguemos más (y esto año es de 64 Gb. y no de 32 Gb. pero nadie ha dicho nada de esto). Igual que el año pasado escuchábamos decir a la gente que no necesitaba la resistencia al agua y que no se compraría un iPhone 7 solo por eso, o gente que decía que prefería un iPhone 6S antes que un 7 porque, al menos, tenía una conexión de auriculares. ¡Incluso hubo periodistas que dijeron que el iPhone 7 no permitía conectar auriculares y que te tenías que comprar los Airpods!

Pero todo esto está bien. Porque somos cuatro gatos escribiendo y leyéndonos unos a otros. La gente que no está por aquí, irá a su operadora o su tienda o su Apple Store y querrá el mejor iPhone que su bolsillo pueda pagar o financiar. No hay más. Por eso, nadie elegirá un iPhone 7 si puede pagarse el iPhone 8. Sabe que es mejor y lo preferirá.

Y tú, y yo, y Apple, sabemos que es mejor. Y si todo fuera esto, como cada año, tendríamos un iPhone mejor con un precio un poco superior al anterior cuando salió, y los modelos anteriores a mejor precio. Para que cada bolsillo opine.

Pero esto no se quedó aquí el otro día. No. Salió también el iPhone X, el futuro.

Quiero que te sitúes, porque medios de comunicación van buscando financiación mediante publicidad, que hagas click en su noticia y no en la del otro, poniéndote de titular que “¡El nuevo iPhone cuesta 1329€!”. Luego ya te explican que ese es el modelo más caro del iPhone X, y que también hay otro iPhone nuevo, uno llamado iPhone 8, que el precio empieza en los 809€, pero tú ya has hecho click y eso es lo importante. ¡O peor! No has hecho click, no has leído la noticia, y sales a la calle con tu teléfono “un Samsung que ya sabrá el de la tienda cuál me ha dado” en mano, a ver si encuentras a algún subnormal al que insultar por pagar semejante precio por un iPhone. Luego Apple es la empresa más valiosa del mundo y has llamado subnormal a millones de personas que, al menos, saben el modelo de su teléfono.

Perdón. Retomamos…

Efectivamente (y sin incluir la última subida de precio por el canon digital), el iPhone 7 (modelo de 32 Gb. y no de 64 Gb. como el iPhone 8) salió a la venta por 769€. 40€ más barato.

¿Es el iPhone 8 más caro en su salida que el iPhone 7 en su salida? Sí. ¿Es la subida normal de cada año de Apple, un modelo con el doble de capacidad y, desde luego, no los 500€ más caro que dice la gente que sólo lee los titulares? Sí.

El iPhone 6S salió a un precio base (con 16 Gb.) de 749€. 20€ más barato que el iPhone 7 en su salida.

Pero el iPhone 6 salió (con la misma capacidad de 16 Gb. que el iPhone 6S) a 699€. ¡50€ más barato y con la misma capacidad!

No estamos ante la subida más amplia de un iPhone a otro en su salida. Del iPhone 6 al iPhone 6S, repito, hubo 50€ y se quedó en la misma capacidad (hago hincapié en lo de la capacidad porque, básicamente, es la única opción que sube o baja el precio a la hora de comprar un iPhone).

Dicho todo esto, espero que veas como el iPhone 8 es la evolución lógica del paso del iPhone original durante 10 años. Mejoras respecto al modelo anterior, tecnologías nuevas y, sí, un precio superior (al menos los últimos cuatro años, pero antes las operadoras ayudaban en el pago y eran otros tiempos, pero no pueden habernos pillado por sorpresa).

De la otra: El iPhone 8 comparado con el iPhone X

Con la evolución lógica del iPhone 7 al iPhone 8. ¿Dónde se sitúa el iPhone X?

Lo dije hace mucho en otro artículo, pero te lo resumo:

  • iPhone original, 3G, 3GS, 4, 4S, 5, 5S, 6, 6S, 7, 8…

Esto es la línea habitual. La han seguido durante 10 años. Pero en dos ocasiones se han salido del camino: el iPhone SE y el 5C.

Básicamente podemos decir que un iPhone consta de un diseño y una tecnología, y eso incrementa, mantiene o disminuye el precio.

Cada año Apple cambia o mejora el diseño, y mejora mucho o poco la tecnología (las prestaciones), y el precio lo sube un poco, pero podemos llamarlo un precio “normal”.

Cada año Apple te vende la generación anterior más barata. O sea, un diseño viejo o igual al modelo nuevo y una tecnología vieja, por un precio inferior al “normal”.

Con el iPhone 5C, creó un nuevo diseño y le puso tenología vieja. El nuevo diseño debería subir el precio, pero por materiales y tamaño y, sobre todo, por usar tecnología vieja, su precio fue inferior al “normal”.

Con el iPhone SE, cogió un diseño viejo y le puso la tecnología nueva de ese año. El diseño viejo permitió que ese modelo, a pesar de la nueva tecnología, tuviera un precio inferior al “normal”.

Resumiendo: Tener iPhone más baratos. Pero nunca se habían salido del camino para tener un iPhone más caro. O sea, un diseño completamente nuevo y una tecnología actual o nueva. Esto, desde luego, sube el precio. No puedes vender un diseño nuevo y tecnología nueva (y exclusiva como el FaceID, el OLED, etc.) al precio “normal” que lleva la línea “normal” de los iPhone.

El tiempo dirá, pero yo creo que el iPhone X será un éxito. Han creado un producto premium y son conscientes de ello y lo han vendido por todo lo alto.

Entonces, ¿por qué es mejor compra el iPhone 8?

El mercado de los smartphone, desde la salida del iPhone hasta hace unos días, ha sido un mercado poco estructurado. Ya fuera el iPhone de ese año o el modelo de gama alta de la competencia que sea, eran y son teléfonos muy vendidos. No te sorprendes de que alguien tenga un iPhone 7 Plus o de ver a alguien con el Samsung Galaxy S8.

Si lo pensamos, esto no pasa en el resto de mercados. Yo me sorprendo al ver un Rolls-Royce Wraith de medio millón de euros circulando, me sorprende ver a alguien con una Nikon D5 de miles de euros, con un Hermès Birkin, o con una televisión Loewe bild 9 y un largo etcétera de ejemplos. Básicamente, cualquier mercado tiene su nicho premium, de lujo o profesional. Modelos mucho más caros para un público más reducido.

No es normal ver esos ejemplos que te he puesto. No es normal tener un amigo que los tenga. Ni siquiera un conocido. No se me ocurre ningún mercado en el que no haya, para la mayoría de personas, un modelo mejor. Un reloj más caro, una cámara mejor, un coche más rápido, una televisión más grande, etc.

Pero no es así en los smartphone. Yo ahora mismo tengo el iPhone 7 Plus (hasta hace unos días el mejor iPhone y el mejor smartphone según tus gustos o uno de los mejores como mínimo), y no me sorprendo al ver a más gente con él por la calle. ¡Lo veo mucho de hecho! Y seguro que tu tienes uno, o un amigo que lo tenga y si no, seguro que has visto a alguien con él por la calle.

Puedes decirme que si que existían los smartphone de lujo y más caros que el iPhone. Los Vertu. Pero, lo siento, como smartphone eran muy malos y precisamente por eso ya no existen. Porque puedes vender algo mucho más caro por ser de oro y virutas de caca de unicornio, pero si es malo es malo.

Todo esto es HASTA AHORA.

El iPhone X es mejor que el iPhone 8, es más caro, más exclusivo, más deseado,… ¡es un iPhone premium! Y ha creado una categoría nueva en un mercado sin modelos “de lujo” o deseados. Ya hay un escalón más, un escalón que no podremos calificar de normal. No será lo normal ver un iPhone X.

Pero tiene sus pegas.

El iPhone 8 y el iPhone 8 Plus son el pico evolutivo, el nivel máximo de un modelo de iPhone que lleva mejorando y perfeccionándose durante una década (más si contamos el trabajo previo a su salida). Cuando Apple dice, o decía, cada año que “this is the best iPhone we´ve ever made”, lo decían de verdad. Han ido puliendo ese mármol durante una década y han esculpido una máquina perfecta.

El iPhone X es jugártela. Primeras versiones nunca fueron buenas, ser un early-adopter no es bueno, es la versión beta pública del iPhone XI,… Míralo como quieras.

La historia de Apple está llena de esos casos, y este iPhone X no será la excepción. El primer iPod, el primer Apple Watch, el primer iPhone, el primer iPad, el primer MacBook Air, etc. Todos ellos fueron algo que nos sorprendió incluso más de lo que nos ha sorprendido el iPhone X, y todos ellos, sin excepción, tuvieron un modelo de segunda generación en el que todos dijimos: “Este debería haber sido el modelo de primera generación”.

Por no hablar del precio de las primeras generaciones, como lo están ahora el nuevo MacBook y el nuevo MacBook Pro. Precios superiores por un producto muy novedoso del cual serás un early-adopter-beta-tester. Tanto el MacBook con sus sucesivas revisiones, como la prematura revisión del MacBook Pro han sido los claros ejemplos de los últimos años.

La historia se repetirá. Esto no quita que no sea un gran dispositivo. Y no somos pocos los que no gusta ser beta-tester, como yo con mi Apple Watch de primera generación lento y con miedo al agua, o con mis Airpods de primera generación, que cada vez veo más de cerca unos de segunda generación resistentes al agua o con gestos o lo que sea que me ha pensar: “Estos deberían haber sido los primeros Airpods”.

Por eso, al comprar un iPhone X, estás pagando más por una tecnología que te va a tratar como un beta-tester. Por el otro lado, puedes comprarte un iPhone 8 o un iPhone 8 Plus y tener tanta potencia y tanta novedad pero con una tecnología pulida, evolucionada, cuidada y que te tratará genial. Además, por menos dinero.

Mirándolo sobre el papel, el iPhone 8 y 8 Plus no son tan diferentes en prestaciones al iPhone X. Es más, son diferentes solo en las dos grandes obviedades: El diseño y la pantalla, y el FaceID. Todo lo demás es igual. Mismo procesador, mismas cámaras (el iPhone 8 Plus), mismas conexiones, mismas prestaciones en general.

Así que te quedas con una pantalla OLED que nunca ha estado en un iPhone (con unas proporciones y cuernos extraños) y un FaceID por descubrir, para bien o para mal, por unos 350€ — 240€ más que un iPhone 8 u 8 Plus.

Yo, desde luego, me esperaría al iPhone XI (o como sea) o me compraría un iPhone 8 Plus. El cual me saldría 240€ más barato que el iPhone X, tendría una pantalla no OLED, pero buenísima al fin y al cabo, y un TouchID que funciona de maravilla en lugar de un FaceID que puede o no puede ser un éxito.

Así como creo que el iPhone X será un éxito en general, creo que el FaceID no triunfará. Por un lado: de momento sólo admite una cara, aunque esto podría cambiar. Por el otro: Hay que mirar para desbloquearlo, y yo desbloqueo mi iPhone 7 Plus desde la cama boca abajo para cambiar de canción, por ejemplo. Pero no me voy tan lejos, cada vez que saco el iPhone de mi bolsillo, por cómo lo cojo, sale ya desbloqueado con la página de inicio. Es más rápido y siempre lo será. Por otro lado más: El gesto de pagar con TouchID es natural. Coges el iPhone con el dedo pulgar en el TouchID, acercas y “✅”. Pagado. Sin pulsar dos veces en el lateral y sin tener que mirar antes de pagar al iPhone.

Sé que no estarás creyéndote nada. El Ser Humano ya se sabe lo que pasa con las piedras, no nos tropezamos, buscamos la piedra y luego nos queremos tropezar.

¡Si había gente que se quedó a sabiendas un móvil que explotaba!¿Cómo no vamos a querer comprar un iPhone X a sabiendas de que es una primera generación y que “primeras generaciones no son buenas” se confirma una y otra vez?

Creo que la compra inteligente, por todo lo que he dicho, es el iPhone 8. En especial, el iPhone 8 Plus. Y en lo que tu amigo mueve la cara mientras un unicornio rosa le imita en su iPhone X, tú tendrás el máximo esplendor de una tecnología bien pulida y terminada.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.