Le digo adiós

Como una suave nota a punto de extinguirse en el silencio

Le sonrío levemente y a la vez agito mi mano con pena

Simulando una breve despedida

Queriendo decirle hasta luego, pero en el fondo sé que no habrá vuelta atrás

Como aquellas noches que imaginaste a su lado que se esfuman entre caricias que no llegaron

Se eleva una despedida en gratitud de todo lo que fue y no será

Se eleva un suspiro para todo lo que soñamos y no pudo ser

Le digo adiós a mi sueño más grande

Hoy te suelto porque después de tanto perseguirte, aprendí que quizás estuviste cerca de convertirte en una realidad, pero sólo fue esa la distancia más próxima que podíamos llegar a estar… te suelto porque es preciso dejar de vivir de promesas y de anhelos construidos sobre un corazón ya gastado. Porque no hay parche que cure y una mis partes, porque no hay promesas que alcancen para llenar el vacío que ha calado hondo poco a poco

Te suelto para no arrastrarte conmigo. Quizás un día volveremos a vernos, quizás distantes, quizás sólo a aquella distancia más próxima que pudimos algún día llegar a alcanzar

Like what you read? Give Neferet a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.