Mon Laferte, feminismo y talento

¿En qué momento la palabra “feminismo” se volvió negativa? ¿Cuándo pasó a ser algo “ofensivo”? ¿Por qué defenderte te convierte en “feminazi”? Creíste que la humanidad evolucionó, pero los hechos, te hacen pensar lo contrario. Me sorprendió bastante que una simple respuesta de Mon Laferte a un “periodista” haya generado tanta polémica. ¿En qué siglo estamos viviendo que el creer en la igualdad de derechos se volvió algo reprochable?

Video de la polémica:

De la música actual, me parece que Mon es una chica increíble, con tanto talento y entrega, que verla (videos, porque no la vi en vivo) emociona. Pero lo que rescata, finalmente, la prensa es “cómo tiene fans mujeres”, ¿no les parece absurdo, dejar de lado su laburo para hacer ese tipo de preguntas?

Una de las presentaciones que más me gustan 👇

No se trata de hablar del tema porque le tocó a ella, no se trata de una artista, sino de todas las artistas. El hecho de ser mujer condiciona el trabajo que hagan, porque en la sociedad son tratadas como productos estéticos, los ojos van a superficialidad y poco existe el enfoque al talento, sobre todo en Latinoamérica. Y eso que pensamos que habíamos ya avanzado un poco.

“Periodistas” han saltado a tachar a Mon de “altanera”, de que no la aguantaban en Chile y por eso fue a México. Claro, cuando te defendés y hacés una observación a alguien, por haber hecho un comentario desubicado, en un espacio propio (SU conferencia de prensa) pasás a ser una “insolente”, porque las mujeres deben estar sonriendo 24/7 evitando “problemas” y bancándose prejuicios.

Esperemos que cada vez más artistas, sean hombres o mujeres, se posicionen con respecto al tema, porque todos deben ser tratados con el mismo respeto y tomados en cuenta por el talento y no por el género.

Un escenario retrógrado es el que se presenta cuando vemos que hasta una marcha se organizará en contra de una artista, que en sus canciones habla del amor, del desamor igualmente, de la sensibilidad humana, del cariño, de la rabia.

Quizás todavía no avanzamos mucho para creer en la igual de dignidad, de derechos, que tenemos todas las personas, todavía queda mucho camino por andar. Entonces, seamos más “insolentes” y “altaneras”, para de a poco, crear una sociedad más justa con las mujeres; bailarinas, cajeras, doctoras o cantantes.