Mientras tanto

Todos alguna vez fuimos el mientras tanto de alguien. ¿Qué es ser el mientras tanto? Es esa persona con la que histeriqueás, salís o cogés mientras esperás que el que te gusta de verdad te dé bola, se dé cuenta de que querés algo serio o -si tiene novia- se digne a dejarla por vos (cosa que no va a pasar, lamento desilusionarte).
El mientras tanto también puede ser una persona que no te gusta del todo pero como sigue siendo la mejor opción( hasta que aparezca una mejor, por supuesto) lo seguís viendo.

Primero está todo bien con él, porque a nadie le nacen sentimientos hacia otra persona de un día para el otro. Pero a veces la relación puede durar 2, 3, 4 meses ¿y ahí? Porque vos la tenés clara, sabés que es sólo un mientras tanto. A vos te gusta otro. Vos estás casi segura de que ese otro ya se va a dar cuenta de cuánto lo querés y va a ir corriendo hacia vos. Pero esto no es una novela de Cris Morena y esas cosas, por pesimista que suene, raras veces pasan.

¿Y acaso pensamos en nuestro mientras tanto? Porque puede que, después de varios meses, él sí tenga sentimientos hacia nosotros, puede que él sienta lo mismo que nosotros sentimos por el otro, por el que pensamos que nos gusta de verdad. Tener un mientras tanto es bastante egoísta. Sin embargo todos alguna vez fuimos víctimas o victimarios de esta situación.

La relación con tu mientras tanto tiene 3 posibles finales:

a) Ambos son el mientras tanto del otro, tienen las cosas bien claras.

b) Empezás a sentir cosas por tu mientras tanto, y así deja de serlo y pasa a ser la persona que te gusta.

c) Tu mientras tanto quiere más de vos, pero vos seguís convencida de que el otro va a venir a buscarte en algún momento.

En este tercer caso, el mientras tanto se cansa, quiere más y vos no se lo querés o no se lo podés dar, entonces se aleja. Totalmente entendible, nadie quiere salir lastimado de una relación.

¿Y si ese mientras tanto era la persona para vos y no le prestaste atención por centrar toda tu energía en el otro?

A mi próximo mientras tanto lo voy a cuidar un poco más.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.