Tu remera de Joy Division

Tengo puesta tu remera de Joy Division, esa que dejaste en casa para usar cuando te quedabas el fin de semana entero.

Aunque la lave sigue teniendo tu olor.
O quizás eso me parece.
Capaz que te extraño tanto que puedo verte y sentirte en cualquier lado, en cualquier cosa.

Cuando decidimos no vernos más te la quise devolver y me dijiste que me la quede, que era un regalo, un recuerdo.

A veces pienso que querías (al menos en ese momento) asegurarte de que no me olvide de vos.

Igual no te hubiese olvidado.

Aunque no me hubieras dejado tu remera de Joy Division.

Aunque me hubiese mudado de mi departamento en el que pasamos mil días juntos.

Aunque hubiese vendido la cama en la que dormimos abrazados tantas noches.

Porque estás acá, en mi cabeza, todo el tiempo.

¿Y cómo hago para irme de ahí?

Tampoco sé si quiero olvidarte.

Por eso te sigo nombrando.

Por eso sigo escribiendo sobre vos.

Por eso sigo usando tu remera de Joy Division.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Lu Barbini’s story.