Los 5 mitos del emprendimiento (por Bill Aulet)

Hace unos días tuve la suerte de asistir a la presentación del proyecto MIDE, que tiene como objetivo crear un ecosistema emprendedor en la Comunidad de Madrid, en el que los diferentes agentes (empresas, administración, universidad, capital y apoyo) actúen conjuntamente para impulsar la iniciativa emprendedora.

En el evento, Bill Aulet, del MIT, dio una fantástica charla sobre emprendimiento. Entre otras cosas, habló de los mitos que rodean al emprendedor, de los que destaco los 5 que me parecieron más interesantes:

Bill Aulet hablando de emprendimiento en la presentación de MIDE

Mito nº 1_ Ser emprendedor es una aptitud innata.

No se nace siendo emprendedor. Está claro que puede haber cierta predisposición, cierto carácter proactivo, actitud emprendedora. Pero hace falta mucho más, para ser emprendedor; y con eso no se nace, sino que se adquiere y, sobretodo, se aprende: conectando, aprendiendo, haciendo.

Así que si has decidido, por motivación o por necesidad, que vas a empezar un proyecto, adelante: tú también puedes ser emprendedor, sólo tienes que aprender a emprender.

Mito nº 2_ A los emprendedores les gusta arriesgar.

Un emprendedor no es alguien que arriesga, un “valiente que se lanza a la piscina”. Al contrario, el buen emprendedor tiene una estrategia, conoce los riesgos y los minimiza con conocimientos sobre el entorno, con aptitudes empresariales y con un buen equipo.

Un emprendedor empieza el proyecto cuando está validado, cuando considera que es viable y habiendo definido los pasos a seguir.

Si quieres emprender pero no lo ves claro, no saltes: ves paso a paso, pensando en grande pero empezando pequeño.

Mito nº 3_ Para ser emprendedor hay que ser carismático.

No es carisma lo que necesita aportar un emprendedor, sino valor. El carisma adorna, pero no da base. La aportación de valor, en cambio, es lo que ayuda a ofrecer una propuesta diferente e innovadora. El emprendedor que aporta valor es aquel cuya aportación se hace necesaria y buscada en un equipo.

No busques tu carisma: identifica qué valor aportas.

Mito nº 4_ El éxito en el emprendimiento es cuestión de suerte.

No. O no sólo. Claro que existe siempre el factor suerte revoloteando el proyecto. Pero no es el factor decisivo, ni mucho menos: se puede tener suerte una vez, pero difícilmente será sostenible en el tiempo un proyecto basado sólo en eso.

Si tienes un proyecto, mejor basarse en una buena propuesta, un buen equipo y mucho trabajo. Si prefieres creer en la suerte, mejor compra un número de lotería. Y suerte :)

Mito nº 5_ El emprendedor es indisciplinado.

Imposible. Imposible hacer avanzar un proyecto sin disciplina. Pero no hay que confundir formalismo y corbata con disciplina. La disciplina es capacidad de trabajo y, sobretodo, de consecución. Porque no sirve de nada estar 8 horas sentado delante el ordenador: el emprendedor tiene que ser efectivo para cumplir sus propios objetivos.

Así que si quieres emprender, deberás ser extremadamente disciplinado.

Por última, termino el post con la idea principal con la que Bill Aulet empezó la charla: lo más importante, imprescindible, básico para que un proyecto funcione, es tener un cliente dispuesto a pagar por aquello que ofreces.

No lo olvidemos.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.