Tendencias de interiorismo 2016–2017

Las nuevas tendencias están llenas de nuevos conceptos que probablemente hace algunos años se consideraban fuera de línea, hoy en día son tendencias que están rompiendo estereotipos.

Materiales

La madera sigue brillando en todo su esplendor, especialmente en tonos muy naturales que nos transmiten sensación de paz y relax y más si vienen decoradas, como en este caso, evocando la naturaleza. Su combinación con todos azules es una de las ideas que nos encantan y consiguen un efecto así de bonito. Y es que los colores azules también siguen en pleno auge.

Pero vemos también madera cada vez en tonos más oscuros, como el nogal que se ha convertido ya en indispensable, en todo tipo de espacios de nuestro hogar, incluidos los dormitorios juveniles. Las vetas siguen siendo marcadas, cuando hablamos de imitaciones de madera, para dar el aspecto más natural posible. Este año se confirma que las maderas en tonos más oscuros han llegado para quedarse y parece que, poco a poco, se van abriendo paso en nuestro hogar.

También hemos visto otros acabados que imitan cemento y óxido. Parece que esta tendencia industrial sigue gustando mucho. El mármol se ha convertido en un material imprescindible especialmente para mesas y mesitas, pero también para buffets y en las cocinas, donde ha vuelto a convertirse en protagonista.

Las estructuras metálicas se consolidan también como una de las tendencias interiorismo 2016–2017, tanto para sillas como en todo tipo de muebles desde mesas a mesitas pasando por los objetos decorativos que también se metalizan. O las lámparas que también se han apuntado a esta pasión por lo metálico. El metal está de moda y es innegable su influjo en todos los elementos del hogar para la nueva temporada.

En tapicerías el terciopelo se ha convertido en uno de los materiales indispensables para cubrir nuestros sofás, cojines y hasta nuestras camas con él. Su tacto suave y aterciopelado invita al descanso y su gran variedad de colores es también una de sus virtudes. Pero también las tapicerías que imitan el crochet o la lana gruesa así como la mezcla de distintos tipos de texturas y materiales en los cojines para sofás y camas. Ya dicen que en la variedad está el gusto, ¿no? Mezcla texturas en tus cojines y acertarás.

Colores

Cada año trae sus nuevos colores que vienen dispuesto a conquistarnos. Pero en esta parece que las tendencias interiorismo 2016–2017 de colores no ha cambiado demasiado respecto a los anteriores. Los colores grises siguen arrasando desde los muebles a los complementos pasando por paredes, ropa de cama o tapicerías. Parece que esta gama de color ha cuajado y se ha establecido como básica.

Y es que además los tonos grises ofrecen una gran variedad de combinaciones aunque una de las que más hemos visto ha sido con los amarillos, desde los tonos más vibrantes a los más discretos mostazas. El amarillo también está de moda y si es combinado con gris, ¡aún mejor! Pero también combina muy bien con blancos o marrones y con los tonos madera. Un color lleno de vitalidad y optimismo que viene a suavizar la influencia de los fríos grises.

Pero si parece que hay un color de los propuestos como novedad este año, no olvidemos que es uno de los colores pantone para 2016, que ha conseguido hacerse un hueco ese es el Rosa Cuarzo. El año pasado se empezaba a ver en sillas y sillones pero este año ha llegado mucho más lejos y se instala en muebles, paredes, complementos… Unido a los tonos grises y maderas el resultado es fantástico. Pero la unión que nos ha conquistado ha sido con tonos burdeos o rojos intensos, una combinación original que puede servir para darle un aire actual a tu salón o dormitorio.

Los azules también siguen con fuerza en las tendencias interiorismo 2016–2017. Es difícil escoger una tonalidad porque lo encontramos en un amplio abanico desde los tonos más pasteles y suaves a los colores más intensos como el azul marino o el azul klein. Todos ellos se pueden combinar entre sí y también con los tonos madera, los grises y por supuesto con los mostaza o marrones.

En el avance de los cítricos, además del amarillo, nos ha sorprendido el naranja como uno de los colores más vistos y utilizados en multitud de ambientes. En su combinación con los grises es un color que aporta vitalidad y energía a los entornos para evitar que resulten demasiado fríos o monótonos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated NH World’s story.