Epitafio

¿qué fue sino claridad que cuando más encendida fue amatada? -Manrique.

No terminaron las mañanas, pero

vos no estás donde brilla el sol.

Siguen corriendo las aguas y cantan,

pero no para vos.

¿Qué importa todo el aire del mundo?

Se va la orquesta loca de latidos.

Te abres hacia dentro. Las raíces

te muestran el camino.

No te alcanzó el laberinto y el parque

pequeño con sus casas de muñecas,

ni el cotidiano oficio de buscar

embriaguez o belleza.

¿Qué moneda será para tus manos

pequeñas que ignoran el dinero?

Habrás de cruzar, polizonte, el río,

sin pagar al barquero.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Riccardo Castellani’s story.